Prueba: Casco Simpson Venom


Simpson, marca americana fundada en 1959, comercializa desde hace poco su primer casco homologado en Europa: el Simpson Venom. Puede que lo adoréis, puede que lo odiéis, pero lo que está claro es que su aspecto no deja a nadie indiferente. Digamos que no es el casco más indicado si lo que queréis es pasar desapercibidos… Pero, más allá del estilo, ¿el casco Simpson Venom está realmente adaptado a un uso en carretera? ¿O es simplemente un modelo creado para dar la nota?

Vamos a examinar este casco, atípico y reconocible entre un millón, que me acompañó todos los días durante algo más de un mes.

¿Simpson hace también material para moteros?

La marca texana, conocida por sus equipos de seguridad en el mundo de la competición automovilística, fue una de las primeras en fabricar monos ignífugos para las carreras de dragsters, Nascar e Indycar. Posteriormente, diversificaron su actividad fabricando guantes, botas, arneses de seguridad y cascos. ¡Puede decirse que la seguridad es algo en que Simpson domina sin problemas! Sus cascos son conocidos por el gran público gracias a The Stig, el piloto del programa de la BBC Top Gear (emitido en otros muchos países, entre ellos España).

No fue sino hasta hace relativamente poco cuando la empresa amplió su gama de productos al mundo de la moto. De hecho, el casco Simpson Venom es el primero de la marca en obtener la certificación CE. Anteriormente, existía otro modelo, el Simpson Bandit, derivado del casco reservado a la competición automovilística… Pero este no cumplía las normas europeas impuestas a los cascos de moto (al igual que los cascos «classic» de la marca, el M30 y el M50). Esto se debía a lo reducido de su campo de visión por arriba y por abajo. Pese a ello, algunos moteros se arriesgaron a importarlo para poder llevarlo. ¡Tal vez ya os hayáis cruzado con algún motero equipado con un casco Simpson!

Así pues, el casco Simpson Venom es una reedición del Bandit adaptada a las necesidades de la moto y a las normas vigentes en Europa. Por cierto, al otro lado del Atlántico, recibe el nombre de «Ghost Bandit», con el fin de aprovechar la popularidad de este modelo. La etiqueta de certificación CE lleva el nombre original: Ghost.

Casco Simpson Venom: ¿Sport o touring?

Simpson es un experto en seguridad del automóvil, pero cabe preguntarse si el Venom está realmente adaptado a su uso en moto, o si no se trata más bien de un casco «de postureo». Dejemos algo claro desde el principio: se trata de un casco marcadamente deportivo. Aunque cuente con un visor solar interno (accionado por un control en el lado izquierdo) de los mejores que he probado hasta ahora, tampoco hay que esperarse un casco sport-GT. Es evidente que no está dirigido al mismo público que el Shoei GT-Air o el Shark Speed R-2.

Su insonorización, por ejemplo, no está al nivel de la de un casco sport-GT. Pero, en comparación con otros cascos deportivos, el casco Simpson Venom está bastante bien posicionado. A modo de comparación, es mucho más silencioso que el X-Lite X802-RR, mi casco predilecto (leed la prueba en mi blog). El nivel sonoro es prácticamente idéntico al de mi HJC R-Pha 10+. No observé ningún silbido, incluso en vías rápidas y con motos desprovistas de protección.

La calidad Simpson está muy presente

Ha quedado claro que el casco Simpson Venom es un casco deportivo. Dicho esto, es un producto que no traiciona la reputación de excelencia del fabricante texano. Todo está cuidado al detalle. Los orificios de ventilación y sus rejillas están cortados al milímetro, los mecanismos de la pantalla y el visor solar son robustos (aunque algo duros al principio) y las juntas no dejan pasar ni un soplo de aire, ni una gota de agua, incluso bajo lluvias torrenciales.

El casco es ligero, sobre todo teniendo en cuenta la presencia de un visor solar integrado. Pesa exactamente 1465 g  (error de +/- 1 g) con todo su equipamiento (barbillera, pantalla, etc.) instalado. El peso se explica por su calota externa tricompuesta (carbono, Kevlar y fibra de vidrio). Los acabados exteriores (en mi caso, de color blanco brillante) son absolutamente magníficos. Incluso mirando de cerca, no se aprecia ninguna diferencia de grosor en el barnizado ni ningún defecto de color perceptible.

Su estabilidad a gran velocidad es notable. El casco Simpson Venom logra conjugar a la perfección estilo y aerodinámica. Ningún problema tampoco con el campo de visión: excelente a ambos lados, por arriba y por abajo (pese a la forma de la mentonera), incluso en motos que exigen una postura muy inclinada hacia adelante.

El cierre de la yugular utiliza un sistema doble D. Aprovecho para insistir en este tipo de cierre, mi preferido con diferencia. No obstante, lamento la ausencia de un sistema de emergencia para retirar el acolchado del casco, cada vez más frecuente incluso en cascos de gama media.

Problemas de ergonomía, pero también trucos originales

Empecemos por la parte más polémica: la manipulación de la pantalla. Tal vez os hayáis dado cuenta en las fotos, pero la visera no cuenta con ninguna pestaña para su manipulación. Tan solo una pequeña muesca a la izquierda para colocar el pulgar y poder así abrir el casco. Me las puedo llegar a apañar con unos guantes de verano o de entretiempo, ¡pero resulta mucho más complicado con un par de guantes de invierno!

Otro aspecto sorprendente son los controles de apertura-cierre de las ventilaciones delanteras. A fin de ofrecer al casco un aspecto lo más estilizado posible, estos dos pequeños controles se encuentran por dentro, en la parte inferior de la mentonera. Ni que decir tiene que resulta bastante difícil cerrarlos o abrirlos conduciendo, sobre todo con la barbillera instalada. No queda más remedio que posicionarlos con antelación, en función de las condiciones meteorológicas. Como truco, no está mal, pero no resulta necesariamente práctico.

El casco Simpson Venom es sorprendentemente cómodo. La cabeza va bien sujeta, como en cualquier casco deportivo que se precie. Ni siquiera acaba siendo doloroso al final del día. Tenía dudas en cuanto al tallaje, pero finalmente se corresponde con el de otras marcas. No tuve problemas con la L, que es también la talla que mejor me queda con Nolan, HJC, Shoei o Dexter (pero no con Scorpion, donde tengo que usar una XL).

Por supuesto, el interior del casco es completamente desmontable y lavable. Hay una ubicación prevista para instalar un kit de intercomunicador.

Un casco no indicado para el invierno

Es una pregunta que cabe hacerse con el casco Simpson Venom: ¿es realmente apropiado para utilizarlo durante todo el año? Mi opinión es que no.

Entre la ubicación de las ventilaciones, que hay que prever de antemano, y la eficacia de las mismas, parece un casco más adecuado para conducir con buen tiempo. De hecho, resulta bastante obvio cuando vemos que no incluye ningún Pinlock. La pantalla está preparada para la instalación de un Pinlock MaxVision (algo excelente, ya que los Pinlock MaxVision apenas entorpecen el campo de visión). Pero habrá que comprarlo por separado…

El sistema de tomas de aire en la mentonera permite enviar aire fresco hacia el interior de la pantalla para expulsar rápida y eficazmente el vaho que se forma al conducir… Pero eso implica dejar las ventilaciones abiertas, lo cual no apetece mucho con temperaturas inferiores a 10°.

 

Notas: el casco que presentamos aquí es el Simpson Venom Solid, disponible en blanco, negro brillante y negro mate. También existe en versión «Subdued», negro brillante con una decoración de bandera de estrellas. La versión «Carbon», aparte de la capa final de la calota externa, nos ofrece la misma protección rígida tricompuesta y un peso idéntico.

Peso4
Ergonomía3
Comodidad interior4.5
Ventilación4.5
Insonorización3.5
Acabados4.75

Mi opinión: Un casco atípico y excepcional

Más allá de su llamativo aspecto, el casco Simpson Venom nos ofrece una alta calidad y unos acabados destacables que no desmerecen de la reputación de excelencia de la marca... Sin embargo, no hay que olvidar que estamos hablando de un modelo deportivo, pensado fundamentalmente para conducir con temperaturas suaves (muy ventilado y sin Pinlock incluido). El precio es finalmente muy moderado teniendo en cuenta todo lo que ofrece a cambio, como la calota de carbono, kevlar y fibra de vidrio. ¡Estaré encantado de volver a ponérmelo en cuanto regrese el buen tiempo!
4.25

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Cédric

Cedric (bloggero #EnjoyTheRide Francia): Profesor de autoescuela y de seguridad en carretera hace 6 años y motero. Hace más de 12 años publiqué la web "Le Mniteur Hords des Clous" con el objetivo de compartir mi punto de vissta sobre la actualidad de el coche y la moto, invitnado a los lectores a pensar "fuera de los esquemas" en lo que concierne los eventos en relación con nuesta pasión. Cada día tengo el privilegio de estar en una posición de observador de la rueta. Intento aconsejar en especial sobre la prevención de la rutra, la legislación y la formación, intentando ir más allá de los dogmas y aportando los elementos necesarios para que cada uno construya su propia opinión.