PRUEBA DEL CASCO INTEGRAL SHARK SPEED-R 2


Confieso tener un especial interés por los equipamientos de moto; me encanta descubrir las últimas novedades en materia de seguridad o cómo los fabricantes compiten entre sí para presentar sus últimos avances tecnológicos en aspectos que jamás hubiéramos imaginado debido a su enorme complejidad. En la prueba que he realizado para #EnjoyTheRide, puedo afirmar sin lugar a dudas que el equipo me ha tratado con mucho cariño proponiéndome probar el casco Shark Speed-R 2.
En efecto, ¿existe un producto más técnico que un casco de moto?
Se pueden decir muchas cosas sobre este componente primordial para la seguridad, que, si bien parece poca cosa, es un auténtico elemento de tecnología. Además de eso, Shark es un fabricante francés, así que, hablamos de tecnología francesa.

Nuestra primera impresión es muy buena

De entrada, se puede apreciar que estamos ante un casco de moto de alta calidad: está fabricado con fibras compuestas, su acabado es bueno y su diseño elegante. Los elementos situados en la parte trasera del Shark Speed-R así como las salidas de aire rojas colocados justo debajo juegan un gran papel en este sentido.
Las serigrafías “SHARK” a ambos lados y en la parte superior son de calidad y no dan la impresión de ser simples pegatinas.
El plástico utilizado para las rejillas de ventilación es igualmente un plástico de calidad y su mecanismo de apertura no plantea ningún problema de manipulación, incluso con guantes gruesos.
La pantalla principal tiene una ergonomía mejorable, al contrario que la pantalla solar.
La utilización de la pantalla solar es igualmente cómoda, sin ningún inconveniente a destacar gracias a la pieza deslizante situada en lo alto del casco. El movimiento resulta suave y preciso, sin golpes, sobre todo al final de una carrera como suele ocurrir en ocasiones. En este sentido, todo es correcto.
Sin embargo, me muestro algo más escéptico en lo que se refiere a la manipulación de la pantalla principal: la dificultad más reseñable reside en la punta situada en el lado derecho que no siempre resulta fácil manejar en su posición de cerrado. Acabas acostumbrándote, pero no es una buena solución.
Es destacable la gran precisión de la rueda dentada de la pantalla que permite ajustar la apertura de la misma con el fin de dejar pasar algo de aire.
En mi opinión, el color de la visera solar del casco Shark Speed-R 2 resulta un poco clara, si bien, una vez realizada la comprobación bajo el típico sol de una tarde de otoño, cumple muy bien con su cometido. Es bastante baja, llega hasta cerca del deflector nasal, lo que contribuye a evitar molestias y ruidos cuando se circula con la visera subida.

Cabe señalar que está disponible en el catálogo de accesorios una pantalla solar Dark Smoke, más oscura que la original, así como diferentes pantallas con distintos niveles de pantallas tintadas o con revestimiento de iridio cromado, azul u oro. Las hay para todos los gustos.
El montaje y desmontaje de la pantalla se lleva a cabo con un simple gesto y sin herramientas, gracias a los dos cerrojos situados en los costados de la misma. Incluso es posible ajustar su mecanismo gracias a una pequeña llave hexagonal suministrada con el casco.

El Shark Speed-R 2 resulta muy polivalente y proporciona un gran campo de visión

El campo de visión lateral es muy bueno y además el casco Shark Speed-R 2 proporciona igualmente una buena visibilidad hacia arriba. Por este motivo, es adecuado para motos que circulan en posición recta, pero igualmente para motos en dónde el cuerpo se inclina mucho más hacia la parte delantera, tal y como lo hacen los moteros más atrevidos, o incluso las motos deportivas.
(El casco ha sido testado encima de una Ducati Diavel, una Ducati StreetFighter 1098 y una Yamaha YZF-R6)
Shark utiliza una pantalla de densidad variable que permite limitar la distorsión óptica. Además de eso, tiene un tratamiento anti ralladuras, que se auto genera (es decir que no actúa como un simple tratamiento de superficie) y anti vaho.

Un interior muy cuidado y un cierre de hebilla doble-D originario de las competiciones

En lo que respecta al interior, la empresa de Marsella propone un modelo de tejido de bambú tratado, antibacteriano, anti-sudoración e hipoalergénico. Su aspecto resulta muy agradable con un bonito color rojo. El contacto con la piel es satisfactorio.
La colocación de la espuma está diseñada para admitir monturas de gafas (entre los que me encuentro) y lo más increíble de todo es que en el interior de este casco caben sin ningún problema hasta las patillas más gruesas.
La parte de la espuma situada en lo alto de la cabeza está fabricada con una red que permite que el aire circule libremente, asegurando así una correcta ventilación.

Todo el relleno interior es desmontable para facilitar su limpieza

El Shark Speed R-2 viene igualmente con una barbillera que se fija fácilmente en tres puntos de la calota externa y el recubrimiento de la mentonera, dotada además de un cordón para ajustar el tejido bajo el mentón para así proteger del aire, pero igualmente para ajustar bien el tejido alrededor del cuello de manera hermética y sin presión excesiva. Resulta simple y eficaz.
El cierre del casco se realiza mediante un sistema doble-D que evidencia su orientación deportiva. Personalmente, soy un fan de este sistema. Para un neófito, es necesario un rápido aprendizaje para manejarlo a ciegas, pero una vez te acostrumbras, se trata sin duda del cierre más seguro que hay. Y yo soy partidario de combinar seguridad y sencillez. Por este motivo es el único sistema homologado en las competiciones.

Facilidad para la instalación de kits de comunicación y excelente aislamiento térmico y acústico

Se observa igualmente que el casco viene preparado para la instalación del kit de intercomunicación del fabricante de Shark, el «SharkTooth », al dejar un confortable espacio a la altura de las orejas para la instalación de los auriculares. Esto facilita igualmente la instalación de cualquier kit de intercomunicadores de otra marca como Cardo, Sena o Dexter.

Me ha sorprendido la insonorización del casco. Para un casco de moto situado en el segmento Touring, no me esperaba tan buen nivel. No logra alcanzar, evidentemente, el grado de insonorización de los modelos de alta gama, pero para este rango de precios resulta notable, sobre todo con la barbillera anti-turbulencias bien colocada.
Otro aspecto a destacar: la estanqueidad del Speed-R 2. Probado con frío y bajo una fuerte lluvia, no hay que lamentar filtraciones y una vez cerradas las escotillas de ventilación, no se nota nada de aire, incluso en autopista. En días fríos, la cabeza permanece caliente, lo que hará felices a los que circulan habitualmente, incluso en los meses de invierno.
En lo que respecta al vaho, cabe destacar que no se forma demasiado rápido mientras la temperatura exterior no baje de 10 grados, aún en el supuesto de mucha humedad en el ambiente. Además, el vaho desaparece también rápidamente al circular a poca velocidad gracias a la ventilación que propulsa aire fresco al interior de la pantalla. Por debajo de esta temperatura, es necesaria la instalación del Pinlock MaxVision, proporcionado con el kit.
Con un peso razonable, (en el caso de un casco con pantalla solar integrada) de 1.528 gramos (talla L) el casco de moto Shark Speed-R 2 no resulta incómodo y, por lo tanto, combina adecuadamente su carácter polivalente con el toque deportivo necesario.

Peso7.5
Ergonomía6
Confort interior8.5
Ventilación7
Silencio7
Terminación9

Mon avis : Un très bon casque polyvalent, à la finition soignée

Proposé chez Motoblouz, il s'agit clairement d'un des meilleurs casques dans sa gamme de prix. Très bien fini et bénéficiant des dernières avancées dans le domaine (traitement bambou de l'intérieur, écran à densité variable, extraction de l'air par effet venturi), le Shark Speed-R 2 propose davantage que de nombreux autres modèles. En bref une valeur sûre que je recommande chaudement !
8

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Cédric

Cedric (bloggero #EnjoyTheRide Francia): Profesor de autoescuela y de seguridad en carretera hace 6 años y motero. Hace más de 12 años publiqué la web "Le Mniteur Hords des Clous" con el objetivo de compartir mi punto de vissta sobre la actualidad de el coche y la moto, invitnado a los lectores a pensar "fuera de los esquemas" en lo que concierne los eventos en relación con nuesta pasión. Cada día tengo el privilegio de estar en una posición de observador de la rueta. Intento aconsejar en especial sobre la prevención de la rutra, la legislación y la formación, intentando ir más allá de los dogmas y aportando los elementos necesarios para que cada uno construya su propia opinión.