Prueba: Pantalón de verano DXR Jump Mesh


No nos andemos con rodeos: si has hecho clic en este DXR Jump Mesh seguramente sea por su más que atractivo precio… Lo cierto es que, con ese precio de dos dígitos (y todavía me quedo corto), el Jump Mesh tiene todas las papeletas para terminar formando parte de tu guardarropa motero. Espero, al menos, que el índice de horas de sol en tu provincia esté por encima de mis 1500 anuales…

Malla textil en las zonas estratégicas

Para evaluar como es debido el nuevo modelo de DXR, tomemos un día normal de verano: agradable por la mañana (digamos 20 °C), caluroso por la tarde (32 °C) y fresco la noche (15 °C). Ya oigo desde aquí a todos los sureños quejándose de que lo que estoy describiendo es un día de normal de primavera, mientras que a los norteños todo esto les sonará de lo más sahariano… Tranquilos, no es más que una media empírica que refleja las condiciones ideales para llevar el DXR Jump Mesh.

Gracias a sus zonas de tejido de malla amplia, la comodidad del Jump Mesh en una tarde como la descrita más arriba no tiene parangón con ningún otro pantalón estándar, ni siquiera con unos vaqueros. La sensación de frescor es particularmente destacable en la entrepierna, gracias a las piezas ventiladas de los mulos. ¡Os encantará! Yo me hice 450 km en estas condiciones el pasado mes de junio, y me cambió la vida con respecto a los vaqueros para moto que suelo llevar en verano. En la parte posterior de la rodilla también tenéis zonas de malla, pero su efecto es menos sensible debido a la ausencia de viento directo.

Yo me hice 450 km en estas condiciones el pasado mes de junio, y me cambió la vida con respecto a los vaqueros para moto que suelo llevar en verano

Más que ventilar, refresca

Ya os aviso: no esperéis sentir un enorme flujo de aire. Nada que ver con lo que ofrece una chaqueta ventilada. Al parecer, la protección contra la abrasión prevaleció sobre la comodidad pura con altas temperaturas. La ventaja es que, pese a ser un pantalón muy ligero, resultará muy consistente. No en vano, el material principal es un poliéster de 600 deniers de alta densidad, es decir, un tejido ultrarresistente que ya quisieran para sí la mayoría de los equipamientos para moto… Tampoco es que sea tan elaborado como un pantalón de invierno con múltiples capas. Pero, tratándose de un pantalón de verano, está muy bien estudiado. Para vuestra información, el pantalón DXR también incluye, como todo pantalón para moto que se precie, protecciones rígidas CE en las rodillas.

DXR Jump Mesh: Un pantalón versátil

Hemos quedado en que refresca razonablemente bien. Eso sí, cuando hace realmente calor (por encima de los 35 °C), empieza a resultar algo agobiante, incluso abriendo al máximo las cremalleras de ventilación adicionales de los muslos (muy poco sensibles, por cierto). La contrapartida es que el DXR Jump Mesh sigue siendo cómodo durante los momentos más frescos de nuestro día tipo, protegiéndonos así de posibles resfriados. A mi juicio, es más versátil en este sentido que una chaqueta ventilada. ¡Por debajo de los 15 °C, poneos por encima vuestro pantalón impermeable y ganaréis 10 °C de uso!

De todas formas, al igual que con cualquier equipamiento ventilado, cuando se disipa el calor es conduciendo. Al pararme en los semáforos, y encima de negro, no podía evitar acordarme de las chuletas que había asado ese fin de semana… ¡Pero todo es arrancar de nuevo y uno parece resucitar! Como no podía ser de otra forma, si os pilla la lluvia, os pondréis como una sopa…

Un buen producto para ese precio

La buena sorpresa del DXR Jump Mesh, el bonus, son sus acabados favorecedores. Probad a hacer adivinar el precio a vuestros amigos moteros: ¡se van a quedar a cuadros! Logotipos de resina bicolores, una impresión del logotipo en el interior, variedad de materiales textiles, costuras, montaje de los bolsillos… ¡es una pasada!

Probad a hacer adivinar el precio a vuestros amigos moteros: ¡se van a quedar a cuadros!

Los sistemas de ajuste están muy bien pensados, tanto en la cintura como en las piernas. Son sólidos, prácticos, eficaces, fiables, discretos… Objetivamente, diría que son los mejores que he visto, en cuanto a diseño, en un pantalón textil. El sistema de cierre (cremallera + botón de presión + corchete) también inspira confianza, con una lengüeta textil bastante amplia. Contrariamente a lo que se podría temer a ese precio, no todo ha sido ahorrar costes.

Al montar en la moto con él, se aprecia nuevamente su ligereza. El elástico de movilidad de la espalda, así como las piezas de textil flexible, optimizan la libertad de movimientos. ¡Estaréis listos para hacer kilómetros y kilómetros!

¡Bien tallado, chico!

Aquí tampoco hay trampa: ¡este pantalón está mucho mejor diseñado que muchos de sus congéneres! El corte es bastante ajustado al cuerpo, nada que ver con los típicos sacos de patatas a los que estamos acostumbrados… A los que, como yo, sois más bien tirillas, sí que os recomendaría coger una talla por encima de la vuestra para disfrutar de un mayor largo de pierna. Yo elegí la talla M (la de la foto), pero la L me habría quedado mejor por ese motivo.
En los demás casos, podéis conservar vuestras referencias habituales.

A modo de comparación, si ya tenéis la suerte de tener un DXR Relax, el corte de su hermano Jump Mesh es idéntico, pero las perneras son unos centímetros más largas.

Fotos DjayWaï

Comodidad4.5
Ventilación4
Funcionalidad4
Seguridad4
Acabados4.5

Mi opinión: Aire fresco para vuestras patitas

El pantalón DXR Jump Mesh es un buen producto que os cambiará la vida en verano. Olvidaos del agobio del calor: conducir con 30 °C se convierte en un instante dedicado 100 % al disfrute de la carretera. Por si fuera poco, el nuevo DXR está bien tallado y sus acabados resultan sorprendentes a ese precio. Alcanzará sus límites por encima de los 35 °C, aunque el efecto «olla a presión» siempre será menos pronunciado que con un pantalón de cuero ;-)
4.2

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Loïc

Loïc (bloggero #EnjoyTheRide Francia) Bloggero y testeador de productos Motoblouz. Soy el extraterrestre que espera impaciente la lluvia para poner a prueba la impermeabilidad de una chaqueta o un par de guantes. Fan incondicional de rutas sinuosas, la moto es para mí un medio de evasión y un medio de transporte.