Prueba: Chaqueta Furygan Grizzly


La chaqueta Furygan Grizzly es el primer equipamiento que pruebo de esta marca francesa. Su diseño resulta ideal para scooteristas tanto urbanos como extraurbanos, aunque no exclusivamente… Las características anunciadas son simplemente impresionantes. Es muy sencillo: ofrece un montón de cosas y no le falta de nada.

Diseño todo incluido

Sería casi aburrido retomar una a una todas sus características. Para ir al grano, digamos simplemente que es muy probable que esta chaqueta para moto os dé todo aquello con lo que siempre habéis soñado. E incluso más.

La chaqueta Furygan Grizzly está certificada como EPI. El textil con el que está hecha es, por supuesto, resistente a la abrasión y muy flexible. Una inserción hace que sea también impermeable y transpirable. Su forro completo fue diseñado con aluminio, a fin de garantizar la menor pérdida de calor posible. Además, es desmontable, muy cómodo y está provisto de una solapa que se puede desplegar para garantizar una protección térmica aún mayor. Ya solo el número de etiquetas que lleva la cazadora impone respeto… ¡y también un buen cuarto de hora de lectura!

Furygan Grizzly: Una chaqueta muy cómoda

La chaqueta Furygan Grizzly es muy cómoda. Y no excesivamente pesada. Su peso está muy bien repartido, lo cual os permitirá llevarla puesta todo el día sin sentir ninguna molestia. En la cintura, una serie de broches de presión permiten entallar ligeramente la chaqueta. Los velcros de los puños son muy eficaces, y permiten suprimir toda entrada de aire por esa zona.

Los bolsillos son muy numerosos Están pensados más bien para diestros, pero la funcionalidad de todos ellos es evidente. Por ejemplo, los bolsillos laterales son muy grandes, con una abertura muy amplia que os permitirá atrapar vuestras llaves con guantes de invierno sin problemas. Un bolsillo superpuesto en el lado izquierdo del pecho, otro dentro de la chaqueta, dos bolsillos grandes en su magnífico forro… Dejémoslo ahí, es simplemente magnífico. ¡Por fin un equipamiento optimizado al máximo para un uso cotidiano!

¡Si no es D3O, ya no lo quiero!

En materia de comodidad y funcionalidad, la chaqueta Furygan Grizzly no presenta absolutamente ningún defecto. Pero, ¿y en lo que se refiere a la seguridad?

Es de lo mejor que se hace dentro de ese delicado equilibrio entre tecnicidad, protección y comodidad: os hablo del D3O. Acostumbrado a las protecciones estándar de mis chaquetas para moto, pasar al D3O es toda una gozada. La flexibilidad de este material en reposo (cuando no está sometido a impacto) hace que el portador de la chaqueta prácticamente no sienta la presencia de las protecciones. Pero ahí están, instaladas de serie en hombros y codos. En cuanto al protector de espalda, tendréis que pedir uno por separado: hay una ubicación prevista para él. ¿Y en caso de caída? El D3O se endurece bajo el efecto del impacto para, a continuación, volver a recuperar su flexibilidad.

¡Funciona!

Llevando mi abnegación hasta el límite, me di un buen tortazo exclusivamente para vosotros. Bueno, la verdad es que los numerosos días de lluvia durante el periodo de la prueba y la increíble despreocupación de los automovilistas, calentitos en su burbuja, contribuyeron, cada uno por su lado, a que probara la impermeabilidad y la protección de la GRIZZLY.

VEREDICTO: seco y vivo

Nunca había estado tan bien protegido de la humedad como con la chaqueta Furygan Grizzly. Ni siquiera con mis chaquetas de senderismo de Gore-Tex. Os mantendrá abrigados y secos. No sudaréis prácticamente nada y, a poco que vuestros guantes estén adaptados, no se infiltrará nada de aire. Eso sí, cuidado, porque la chaqueta es bastante gruesa, así que podría costaros pasar por encima unos guantes de puño largo. Con los guantes de puño corto, ningún problema: se meten justo por debajo del puño de la chaqueta. ¡Y funciona!

En cuanto a la protección contra los impactos, puedo deciros que no sufrí ningún daño por abrasión, corte o hematoma en la parte superior del cuerpo. La chaqueta Furygan Grizzly superó la prueba con nota. Estoy enamorado. Nos casamos en primavera.

¿Cómo es eso de vivir como un oso?

Está bien… Muy bien. Para empezar, uno está protegido. De verdad. Y también abrigado. Cuando hace mejor tiempo, se puede quitar el forro sin tener que renunciar a estar seco. Si uno lleva un semi-jet, se puede utilizar un cubrecuello extraíble y de lo más abrigado, que paliará la falta de protección térmica de vuestro casco. Y si lleváis un 3/4 o un casco integral, no tendréis más que quitarlo y estaréis como entre algodones. Y sin chorros de aire desagradables.

Cuando bajéis de vuestra montura, ningún problema para ir al trabajo o dedicaros a vuestras ocupaciones. Estaréis guapos, elegantes y sobrios. Algunos detalles de los acabados (galones en el hombro derecho, emblema en el brazo izquierdo, capucha de pelo muy favorecedora) sacan a esta chaqueta de la casilla puramente utilitaria. Podría rivalizar con cualquier chaqueta de moda. Estamos muy lejos del diseño ostentoso que observamos en algunos modelos de chaqueta de Furygan. Finalmente, todo es cuestión de dar en el clavo.

¿La GRIZZLY realmente está tan bien?

¿Bien? ¡No, lo siguiente! Es LA chaqueta definitiva para el invierno, y también para el entretiempo si quitamos el forro. La llevaréis todos los días, haga el tiempo que haga, incluso a pie, incluso esquiando (bolsillo «forfait/ticket de autopista» en el antebrazo izquierdo…). No busquéis más: ¡es una pasada! Bonita, protectora, cálida, con estilo, resistente, mullida… Su relativa longitud os protegerá mejor, y un simple golpe de hombros os permitirá instalaros sin molestias en vuestra moto, liberando la parte inferior de la chaqueta para que podáis sentaros.

Sí, es cierto que no es barata. Pero hace de todo, y lo hace bien en casi cualquier circunstancia. Incluso con un uso ajeno a las dos ruedas motorizadas, os acompañará a todas partes. Y sin tener que quitaros las protecciones, ya que son tan cómodas que olvidaréis que las lleváis.

Comodidad9.5
Seguridad9
Impermeabilidad10
Protección térmica10
Acabados10
Estilo10

Mi opinión: ¡Adoptad una Grizzly!

La chaqueta Furygan Grizzly es un producto muy bien pensado. Sus características y funcionalidades la convierten en un equipamiento de gran calidad que responderá a todas vuestras expectativas. Teniendo en cuenta su precio de venta, la ausencia de protector de espalda es lo único que la aleja del pleno en cuanto a protección integrada, sobre todo viendo lo que cuesta la opción. No veo qué podría reprochársele a esta chaqueta, ya que va más allá del simple uso en moto. La chaqueta Furygan GRIZZLY os facilitará la vida mientras os protege del frío, la lluvia, los impactos y el mal gusto. ¿Qué más queréis?
9.8

Comparte este artículo

Anthony

Apasionado de la moto y aficionado a todo lo relacionado con el mundo motero desde la adolescencia. Una vez superada la crisis de los cuarenta y desde hace 4 años, he decidido reconvertirme a usuario de scooter para mis trayectos diarios. Estudio siempre la mejor trayectoria y mantengo al dia mi pasión. Para tocar rodilla, ya veremos en un tiempo!