Prueba: Casco Shoei RYD


El RYD, lanzado este año por Shoei, es un casco integral de gama básica. El casco Shoei RYD ofrece sencillez, con una pincelada de deportividad. Pero, sobre todo, está pensado para un uso en carretera, ya que se acerca a lo que uno puede encontrar habitualmente en la sección GT. Comparto con vosotros mis impresiones después de haberlo llevado durante prácticamente 1000 km en mis trayectos cotidianos de casa al trabajo y viceversa.

No le hacen falta artilugios para ser eficaz

Lo que más sorprende del casco Shoei RYD es su sencillez. No tiene ni visor solar integrado, ni cubrenariz, ni ajustes por todas partes… En definitiva, ningún artilugio. La sobriedad del RYD se extiende a las entradas de aire, limitadas a su mínima expresión, una selección de colores reducida (¡pero magnífica!) y un diseño sencillo, lo cual facilita su limpieza cotidiana (se acabaron las trampas para moscardones). Este casco Shoei RYD tiene como principal objetivo la funcionalidad, y convendrá a la perfección a los motoristas que busquen un casco con capacidades básicas.

Este espíritu minimalista le permite también economizar unos gramos preciosos. La balanza indica 1300 gramos, 1350 completamente equipado (Pinlock y barbillera). ¡Una bendición para las cervicales!

Casco Shoei RYD: la seguridad ante todo

En Shoei, son muy exigentes con la seguridad. El casco Shoei RYD está diseñado con calota AIM: una superposición de capas de fibra multicompuesta y fibra orgánica que permite obtener una calota absorbente y con una rigidez óptima. La calota interior está fabricada con poliestireno modular de densidades múltiples para absorber los impactos.

El casco también cuenta con un sistema de extracción rápida de las carrilleras denominado «EQRS» (Emergency Quick Release System). Dos lengüetas rojas permiten una extracción rápida y fácil en caso de accidente. Como observaréis en las fotos, unos adhesivos amarillos indican su presencia a los equipos de asistencia. Es la misma tecnología con la que está equipado el casco de Marc Márquez: ¡un respeto! En cambio, es una lástima que las instrucciones estén en inglés.

Aunque sea un casco diseñado para el gran público, tiene un cierre con anilla doble D que no os resultará muy fácil de manejar si no estáis acostumbrados. Yo tuve problemas con la cinta del lado de las anillas, demasiado corta para mi gusto. Hay que forzar para ir a buscar la anilla, lo cual termina resultando irritante a lo largo del día. Para compensarlo, Shoei ha pensado en el mantenimiento, ya que la espuma de protección es desmontable y lavable.

¿Ventilación? Sí, pero también ruido

Una vez en la carretera, la eficacia del sistema de ventilación resulta sorprendente. Especialmente en la mentonera. Con frío, hay veces en las que incluso me molestó el flujo de aire a la altura del mentón: hasta me hizo llorar de lo potente que era.

Una abertura en el mentón y dos aberturas en la frente; es muy fácil comprender cómo utilizarlas en carretera, incluso con guantes de invierno. De hecho, la imponente mentonera está plenamente integrada en el diseño de este casco Shoei RYD.

La otra cara de la moneda es que, una vez las ventilaciones abiertas, el ruido resulta ensordecedor, sobre todo a gran velocidad. ¡No se puede tener todo! La marca propone de manera opcional unas almohadillas de espuma (Ear Pads) que se colocan a la altura de las orejas para atenuar el ruido. Yo, por mi parte, aproveché la ocasión para probar las muy eficaces protecciones auditivas Alvis Audio Mk4. Permiten una buena atenuación del ruido (viento, silbidos, motor, escape, etc.) sin cortaros del mundo exterior.

Destaca particularmente la pantalla CWR-1

La pantalla CWR-1 ofrece un campo de visión muy amplio. Uno se siente casi como en un casco GT. Este sentimiento se ve reforzado por la ausencia de cubrenariz, que yo estoy acostumbrado a llevar todos los días. Ya no necesito bajar la cabeza para mirar el velocímetro… Y tampoco forzar la nuca para ver lo que pasa a los lados.

Resulta difícil dosificar la abertura de la pantalla. Me costó en todo momento encontrar la abertura correcta, especialmente cuando trataba de entreabrir el casco estando parado en un semáforo, por ejemplo. Dicho esto, el bloqueo de la pantalla en posición cerrada, mediante una pulsación pronunciada, es toda una ventaja con respecto a lo que uno encuentra en otros fabricantes, como HJC.

Por último, es realmente muy fácil quitar la pantalla para limpiarla. Se hace con un simple clic. ¡Excelente! Shoei incluso ha previsto un frasquito de silicona para aplicar en la junta de la pantalla, a fin de optimizar su impermeabilidad.

La cabeza, como entre algodones

El casco Shoei RYD me resultó muy fácil de poner, y eso que elegí la talla M para que me quedara bien ajustado. Su interior, de espuma de poliuretano y una combinación de tejidos de alto rendimiento, le confiere dos cualidades principales: una excelente comodidad de uso y de colocación, y un comportamiento ultraabsorbente y de rápido secado. Todas las espumas son desmontables y lavables. Por último, existen carrilleras opcionales disponibles en 4 tamaños, para una sujeción optimizada en función de la forma del rostro.

Si vamos más abajo, el casco Shoei RYD ofrece una barbillera con mentón desmontable, cuya particularidad consiste en proteger bien del frío. Con las bajas temperaturas de este mes de noviembre, agradecí mucho llevar el mentón abrigado en carretera.

El casco Shoei RYD fue una sorpresa muy agradable. Aparte de su bonito color, aspectos como su comodidad, su ligereza o su sencillez lo convierten en un buen sustituto del Qwest. Al elegir este casco, estaréis renunciando al visor solar retráctil o a la anilla micrométrica… Pero, a cambio, disfrutaréis de un producto funcional para la vida diaria.

Peso4.5
Ergonomía4.25
Comodidad4.75
Ventilación4.25
Silencio3.5
Acabados4

Mi opinión: Sencillez a todos los niveles

Pese a su precio bastante elevado, el casco Shoei RYD es depurado y funcional. En su diseño, no se ha perdido de vista lo más importante: la protección. Su sencillez se traduce también en un peso muy ligero: 1350 gramos en la balanza. Una compra recomendada para moteros que busquen un casco sin florituras y cómodo para un uso cotidiano.
4.2

Comparte este artículo

meuhsli

Meuhsli (bloggero #EnjoyTheRide Francia): creador en 2013 del blog La poignée dans l'angle, monté sobre mi primera moto hace más de 10 años. Pasé de una 50cm³ a un otra de gran cubitaje. Hoy voy en una S1000R tanto para el día a día como para los paseos del domingo, solo o de a dos. Enjoy the Ride!