Prueba: Casco SHARK Skwal 2


¡Shark ha sacado una nueva versión de su integral con ledes integrados y visor solar retráctil! Con el casco Shark Skwal 2, se pretende corregir los defectos de la primera versión. Lo estuve probando durante un mes y estoy listo para hablaros de todas sus ventajas y sus inconvenientes.

«¡No te había visto!»

¿Qué motorista no ha oído alguna vez esta frase en boca de un conductor sorprendido? Con su casco Shark Skwal 2, la marca francesa os permitirá ser más visibles entre los demás usuarios de la carretera. Todo ello gracias a un sistema de ledes integrado en la calota del casco: 2 ledes en el mentón, 2 en la frente y 2 detrás. Podréis elegir entre encenderlos en posición fija o intermitente, como los árboles de Navidad. ¡Pero, aparte de los ledes, este casco Shark tiene muchas más cosas que ofreceros!

Embalaje

Al abrir la caja, encontramos el casco Shark dentro de una funda con su distintivo. El cubrenariz y la barbillera antirremolinos vienen ya instalados, mientras que el Pinlock Max Vision se entrega sin montar. Esta pantalla antivaho cubre todo el campo de visión.

También dentro de la caja, encontraréis dos juegos de adhesivos reflectantes adaptados a las formas del casco. Lástima que sean blancos, porque dan el cante con un casco oscuro. Dicho esto, también podéis comprar adhesivos negros si lo deseáis.

Hay un cable micro USB para recargar la batería, pero es realmente corto. Se echa en falta igualmente el adaptador, aunque se trata de accesorios que ya están presentes en nuestras casas bajo múltiples formas, debido a lo habitual de este tipo de conexiones hoy en día.

El tamaño importa

Mi contorno de cabeza mide entre 56 y 57 cm (dependiendo de mi corte de pelo y de la cinta que utilice para medirme). Con HJC, suelo pedirme una S, y con SHOEI, una M. En este caso, me pedí directamente la talla S y me queda perfecta. Las espumas se apartan fácilmente para que podamos meter la cabeza sin perder ninguna oreja. Una vez puesto, el casco Shark Skwal 2 presenta un ajuste perfecto.

Ahora, todo está más claro

El sistema de ledes incluido en la calota del casco se alimenta mediante una batería integrada que se recarga al 100 % en 5 horas. La toma para la carga, en formato micro USB, está oculta en la espuma trasera del casco. La autonomía anunciada por Shark es de 5 horas en posición fija, y de 10 horas en posición intermitente. Después de haberlo probado, puedo deciros que sí, es lo mínimo que os ofrecerá una batería completamente cargada. Me quedé mirando durante 15 horas el parpadeo del casco. ¡Y casi me vuelvo epiléptico! Para vuestra información, en mi modelo, el color de los ledes es verde, pero, en otras decoraciones, son blancos.

El interruptor se encuentra a la izquierda, en la parte inferior del casco. Incluso con guantes de invierno (y sin tener mucha práctica) es fácil de apretar. Con un toque, los ledes se encienden en modo fijo. Al segundo toque, pasan a intermitente. El tercer toque sirve para apagarlos.

Tenía miedo de que, por la noche, los ledes se reflejaran en la pantalla, ocasionando molestias para la conducción. ¡Pero, no! ¡El trabajo de integración está muy bien hecho! Ningún reflejo no deseado, incluso al pasar por zonas completamente oscuras.

En lo que se refiere a la visibilidad, está claro que, con unas condiciones climáticas adversas o al hacerse de noche, este casco marca la diferencia. En cambio, a plena luz del día, el sistema no sirve de nada.

Eso sí, tendréis a vuestra disposición el visor solar interno, demasiado oscuro para mi gusto. Su manipulación es sencilla, incluso con guantes gruesos. Su mando se encuentra a la derecha, a la altura de la placa de fijación de la pantalla. La subida y la bajada son impecables, y llega lo suficientemente abajo como para cubrir todo el campo de visión.

Preconectado

Cuando Shark anuncia que su casco integral está preequipado para recibir el kit Sharktooth, eso quiere decir que dispone de ubicaciones para los auriculares y la batería del kit. Os permitirá comunicar con vuestro teléfono, mientras que el intercomunicador funciona únicamente con otro kit Sharktooth.

Evolución a la versión 2.0

Me puse en contacto directamente con Shark para saber lo que habían cambiado realmente. Me dijeron que habían resuelto los problemas de las pantallas que se rompían en la primera versión. Esto se debía, según ellos, a la aplicación del tratamiento antirrayado. La calota se ha retrabajado para mejorar la aerodinámica. Además, hay una nueva mecánica de pantalla que la acopla con la junta para ofrecer una mayor impermeabilidad. La forma de los ledes, las ventilaciones y el deflector también han cambiado para lograr un espíritu más deportivo. Por último, el visor solar integrado se beneficia de una nueva amortiguación.

Suavidad y silencio a bordo del casco Shark Skwal 2

El casco Shark Skwal 2 es muy fácil de poner gracias a sus espumas suaves y cómodas, que vuelven sin problemas a su forma original y crean una continuidad con la parte inferior de la cara. Esto permite una buena insonorización. En una roadster desprovista de protecciones contra el viento, no notaréis ruidos de aire ni otras perturbaciones acústicas. La pantalla se acopla bien con la junta y no deja pasar ni el aire ni el agua. Estoy acostumbrado a llevar cascos más deportivos, así que me sorprendió agradablemente este silencio.

Hasta entonces, lo que había solido utilizar para el cierre de la yugular era la anilla doble D, así que era la primera vez que probaba la anilla micrométrica. Debo reconocer que es un sistema que aguanta bien y se ajusta fácilmente en cada cierre.

Este casco Shark Skwal 2 está muy bien equilibrado. No sentí ninguna carga aerodinámica negativa (ese efecto que se produce yendo a gran velocidad y que hace que el casco se suba). Tan solo una ligera resistencia al viento al girar la cabeza hacia los lados en autopista. El peso es ligeramente superior al de la media de su categoría. Pero su equilibrio es correcto, y uno olvida que lo lleva puesto.

Pinlock y eliminación del vaho

El Pinlock Max Vision suministrado funciona de maravilla con la pantalla principal. En cambio, con el visor solar retráctil, el vaho hace acto de presencia con tiempo frío y yendo a poca velocidad, o al pararse. Desaparecerá en cuando volváis a acelerar.

Para ayudar a eliminar el vaho, se ha añadido una ventilación en el mentón. Sin embargo, estoy decepcionado con la calidad del plástico utilizado, así como con su funcionamiento. No hay ninguna muesca que la bloquee en posición cerrada o abierta, y está demasiado suelta. Del mismo modo, la aportación de aire que se le supone es muy débil. La ventilación situada en la parte superior de la calota se manipula mediante un pequeño cursor, difícil de controlar con unos guantes de invierno. Aporta un leve flujo de aire que tampoco es para tirar cohetes.

El día y la noche

Pese al tiempo caprichoso de este final de año, pude disfrutar de algunos rayos de sol que me permitieron probar el visor solar retráctil. Aunque la luminosidad no era la misma que en un día de verano, un sol bajo me permitió comprobar que este visor desempeña su función perfectamente. No está demasiado ahumado, para permitir una buena visibilidad de las zonas más oscuras, pero protegerá eficazmente vuestros ojos sensibles.

Eficacia probada

Consciente de los problemas que dieron las pantallas de la primera generación de Skwal, la puse a prueba con una simulación de uso intensivo, consistente en abrirla y cerrarla repetidamente. También la desmonté y la volví a montar en varias ocasiones. Y lo mismo hice con el visor solar y las ventilaciones. Por supuesto, lo hice dentro del respeto y del cuidado que le dedico normalmente a mi material. Al final, no hubo nada que se rompiera o se dañara prematuramente.

Por último, probé a quitar el interior desmontable, y la verdad es que me costó bastante volver a ponerlo todo en su sitio. Imagino que todo es cuestión de pillarle el tranquillo.

Peso3
Comodidad interior4.25
Insonorización4.25
Ventilación3
Estilo3.75
Acabados3.75

Mi opinión: ¡Para ver y ser visto!

El casco Shark Skwal 2 está muy bien equipado, y su relación calidad/precio es excelente. El visor solar es perfecto, el silencio es impresionante y la presencia de los ledes es un argumento de peso para aquellos que busquen una mayor visibilidad. Para mí, lo único que desentona en esta nueva versión del Skwal es el plástico algo cutre de las ventilaciones.
3.65

Comparte este artículo

Thibaud

Amante de las motos de carretera de alta cilindrada y de las carreteras reviradas. La moto para mí es un pasatiempo, casi nunca la utilizo como vehículo utilitario, normalmente doy una vuelta con los amigos o con mi hijo.