Prueba: Chaqueta para moto DXR Wilks


Cuando tuve que elegir entre el color negro y el color marrón de la chaqueta para moto DXR Wilks, mi naturaleza masculina me hizo decantarme en un primer momento por el negro. Bonito, tenebroso, discreto… ¡Justo lo que me necesitaba! Pero, ¿por qué no cambiar por una vez?

Le pregunté a mi mujer qué pensaba. A ella, el marrón le parecía magnífico. Un argumento imbatible que ponía fin a mi dilema: siempre hay que escuchar lo que dice su mujer.

Chaqueta para moto DXR Wilks: ¡Tenéis que haceros con ella!

Antes de hacer cualquier consideración sobre su eficacia o su funcionalidad, dejadme que os diga que esta chaqueta para moto es espléndida. Su estilo urbano/retro/Han Solo no deja a nadie indiferente. Todo el que la ha visto está de acuerdo. Hay quien ha llegado hasta arrodillarse. Incluso he visto alguna lágrima…

Tanto si sois moteros (podéis seguir leyendo) como si no (no hace falta que sigáis, simplemente id aquí), tenéis que haceros con ella.

¿Qué hay de las funciones específicas para moto?

La chaqueta para moto DXR Wilks está equipada con protecciones en codos y hombros. La ubicación para el protector de espalda está ahí, pero el protector de espalda, no. No me importa, porque no lo necesito. Ya llevo un airbag con espaldera bajo la chaqueta.

Los amplios bolsillos ventrales en el exterior permiten ventilarse en caso de altas temperaturas. Eso sí, olvidaos de guardar cosas dentro… De todas formas, cualquier objeto que llevarais los deformaría y desluciría vuestro estilo. ¡Hay momentos en la vida en los que hay que saber elegir!

¡Que el universo entero le dé las gracias a DXR por haber creado ese bolsillo pequeño en la manga izquierda! Gracias a él, puedo tener mi tarjeta de crédito rápidamente a mano para llenar el depósito, llevar una monedita para comprobar la presión o escanear una tarjeta de transporte sin ni siquiera sacarla del bolsillo. Lo echo realmente de menos cuando no llevo mi chaqueta.

Algunos detalles sueltos antes de terminar

Al sacarla de su embalaje, la chaqueta para moto DXR Wilks tiene un olor a cuero muy fuerte. Pero se va disipando poco a poco.

Su cuero recién estrenado se va embelleciendo a medida que se curte, ayudado también por los insectos irremediablemente atraídos por él (sí, ellos también).

Su cuello es amplio. Se trata de la primera chaqueta que me permite cerrarlo sin que me provoque náuseas.

Mi contorno de pecho es de 96 cm, y pedí una small. La chaqueta me queda de maravilla, bien ajustada y todo eso… Pero, si hace falta, también me permite llevar por debajo una chaqueta calefactable y mi airbag.

En cambio, los bolsillos interiores se encuentran a la altura de mis costillas. Un smartphone y una cartera metidos ahí dentro me impedirían simplemente cerrar la chaqueta. Si no, el bolsillo destinado al teléfono es muy chulo. Pero su formato es más de 3310 que de smartphone…

Unas palabras sobre el forro

A mi entender, se trata de una chaqueta de cuero más bien de verano o de entretiempo. Es ligera, y me permite conducir con cuero en vez de con textil cuando hace calor, con la ventaja de que además soporta muy bien la lluvia.

Su forro, muy suave y cómodo, permite conducir con ella hasta septiembre. Personalmente, no me aventuraría a utilizarla mucho más allá de ese límite.

El forro desmontable está equipado con los mismos bolsillos interiores que la chaqueta. Se solidariza con ella mediante una cinta y varios broches de presión… Lo de los broches de colores distintos es una idea excelente que facilita mucho la vida. Y una vez enganchado, no se mueve.

Corte8
Comodidad9
Protección7
Aislamiento8.1
Funcionalidad9
Acabados9.5

Mi opinión: Una prenda de cuero con una relación calidad/precio sorprendente

Un montón de buenas ideas (bolsillo de manga, broches de presión de colores, ventilación, cuello ancho...) que seducirán a más de uno. ¡Bravo por DXR, que nos ofrece un producto de buena calidad, bien acabado y del que cuesta desprenderse una vez probado!
8.4

Comparte este artículo

Etienne

Un percance con la antigua Wallaroo de mi hermano mayor hace más de 20 años, fue el desencadenante de sucumbir a la pasión por los desplazamientos rápidos. Puedes cruzarte conmigo y Pippa si recorres las carreteras belgas, no importa si es verano o invierno, si llueve o simplemente está húmedo, si estamos a -10º o bien a +15º ¡Nada nos detiene! Somos unos viajeros.