Prueba: Casco Nolan N87 Rapid N-com


No creo que haga falta presentar la marca Nolan, que inunda el mercado con sus cascos desde hace 45 años. Sin embargo, será un placer hablaros del casco Nolan N87 Rapid N-com. Así fue la prueba de este casco integral a lo largo de 1500 kilómetros…

Un integral de los que nos gustan

¿Para qué os voy a mentir? Cuando abrí la caja, quedé impresionado por el increíble aspecto de este casco de policarbonato. La pintura «Flat Lava Grey» tiene un buen acabado, las bandas de panal de abeja crean un efecto muy bonito, y su estilo aerodinámico le da un aire racing. En definitiva, un diseño que puede parecer clásico, pero que yo encuentro muy logrado. El casco Nolan N87 Rapid N-COM también está disponible en «metal white».

Visualmente hablando, los acabados son excelentes. La pantalla es perfectamente impermeable y, buenas noticias, el pinlock ya está instalado y correctamente ajustado. Las espumas interiores son agradables al tacto, y las sobrecosturas rojas parecen resistentes. Todas las espumas son desmontables para poder lavarlas, y no os resultará muy difícil volver a fijarlas correctamente. La malla se encuentra en determinados puntos estratégicos, a fin de garantizar una buena ventilación de la parte textil. No obstante, debido a su brillo ligero y muy discreto, la capa de pintura parece muy fina y más bien frágil.

Como parte de la tecnología N-COM, dos inserciones a la derecha y la izquierda de la calota os permitirán introducir un intercomunicador, una vez hayáis adquirido el adaptador correspondiente. La mentonera avanza bastante, así que podréis introducir un micrófono. El casco Nolan N87 también está equipado para recibir un dispositivo ESS (Emergency Stop Signal), que señalará toda frenada fuerte o aumentará vuestra visibilidad cuando sea necesario.

Nolan también ha pensado en los que llevan gafas con su eyewear adaptive system. Una parte de las espumas se puede desmontar (operación en absoluto irreversible) para que la presión de las patillas de las gafas no os vuelva a estropear ninguna ruta. En resumen, una sujeción y una comodidad óptimas en cualquier circunstancia.

El único problema viene de los adhesivos retrorreflectantes blancos. Es triste observar cómo los fabricantes se obstinan en incluir adhesivos blancos con los cascos oscuros, al mismo tiempo que la oferta de adhesivos negros no deja de aumentar…

El casco Nolan N87 responde a la norma ECE 22.05 P. La etiqueta textil se encuentra camuflada para limitar su desgaste.

El casco Nolan N87 en acción

Una vez con el casco puesto y la anilla Microlock cerrada, no cabe duda de que la sujeción a la cabeza es perfecta. Yo normalmente utilizo una S, así que pedí una S y no me llevé ninguna mala sorpresa. En las primeras utilizaciones, las espumas resultan rígidas y ejercen una presión endemoniada en la mandíbula. Por suerte, esta sensación se atenúa con bastante rapidez.

En cuanto a la pantalla principal, el campo de visión es bastante amplio. El pinlock se acopla a la perfección, evitando la formación de vaho con tiempo frío y lluvioso. La pestaña que permite levantarla se encuentra en medio, lo cual no resulta muy práctico, sobre todo siendo tan pequeña como es. Una pestaña a la izquierda y más ancha habría sido mejor.

El visor solar desmontable es bastante fácil de accionar. Además, resulta muy eficaz y ofrece la cobertura suficiente para proteger los ojos cuando el sol hace de las suyas. Al igual que la pantalla, está dotado de un VPS (Visión Protection System), que permite evitar los arañazos. Por lo visto, esta tecnología aún debe mejorar, ya que recibí mi casco con el visor solar… rayado. Además, este tiene una ligera hendidura por una mera cuestión de correspondencia estética con el dispositivo de ventilación de la mentonera. Sinceramente, es una lástima, ya que, utilizado como simple parasol, resulta bastante molesto para la vista.

El peso anunciado de 1,410 kg sin opciones es, según mi balanza, de 1,5 kg con el pinlock y el Wind Protector incluidos (los dos vienen de serie). No es lo que se dice un casco ligero… Empecé a sentir molestias en las cervicales al cabo de 1000 km en dos días y medio, y yendo únicamente por carreteras secundarias.

Ventilación

Lo menos que puede decirse del casco Nolan N87 es que está muy ventilado en su conjunto. Aparte de su ventilación de mentonera, el casco está equipado con la «Air Booster Technology». Dos discretas entradas de aire en la parte superior del casco hacen circular el aire hasta los extractores situados en la parte trasera, creando un efecto deflector. Estas dos entradas, situadas a derecha e izquierda del casco, se manipulan por separado a fin de regular la densidad del aire. La ventilación es realmente óptima, incluso con todas las entradas cerradas. En verano viene muy bien, pero creo que en invierno será inevitable llevar un sotocasco.

El casco Nolan N87 también presenta una hendidura en su base, dejando el cuello descubierto. Algo muy bien pensado para la ventilación en verano, además de facilitar los movimientos en invierno, cuando se lleva bufanda.

Ruido

Hay que decir que el flujo de aire se oye incluso a baja velocidad. Parece deberse más bien al diseño del casco, porque, una vez la cabeza dentro, apenas se siente efecto «campana» o de amplificación. En cambio, si sois adictos a los decibelios, necesitaréis protecciones auditivas en trayectos de larga distancia.

El casco chirría bastante, probablemente debido a las numerosas piezas de plástico ensambladas. No resulta agradable y desmerece de su aspecto general bien acabado.

Peso3.5
Ergonomía4.25
Comodidad4.5
Insonorización3
Ventilación5
Acabados4

Mi opinión: Un buen casco, aunque mejorable

El casco Nolan N87 Rapid N-COM es un buen casco de gama media con un estilo impactante. Los acabados, al igual que la ergonomía, son correctos, aunque mejorables. Está pensado para resultar práctico y cómodo en cualquier situación. Sin embargo, es posible que los silbidos provocados por el rozamiento del aire pongan de los nervios a más de uno/a. Yo, por mi parte, lo tengo claro: ya he encontrado mi integral para los próximos años...
4.05

Comparte este artículo

Gabriel

Gabriel, con carnet de moto desde 2013. Desde entonces no puede bajarse de la moto. Conduzco a diario una Sportster para ir al trabajo, con una sonrisa de oreja a oreja. Sin embargo no soy una persona que se encasille en un único estilo de moto, motivo por el cual también me estoy iniciando en el universo Trail Adventure, el cual me apasiona mucho! Para mi moto busco siempre combinar el estilo y las altas prestaciones.