Prueba: Intercomunicador Cardo Freecom 2


La nueva generación de intercomunicadores Cardo llega hasta nosotros este año con el objetivo de superar a unos modelos que ya fueron referencia en el pasado. La gama Freecom tiene la pretensión de ser más fácilmente identificable y también más eficiente. ¡Todo un reto! Probé durante varios meses seguidos el producto que seguramente se lleve la palma: el paquete Cardo Freecom 2 Duo.

Provisto de dos kits, utilizables en modo piloto/pasajero o de moto a moto, y más accesible que sus hermanos mayores de gama más alta (Scala Rider Smartpack y PackTalk), el Cardo Freecom 2 tiene todas las papeletas para ser el modelo más solicitado de la gama de los Scala Rider.

Cardo aprovecha igualmente para introducir una muy bienvenida simplificación en la designación de sus modelos. La cifra asociada al nombre Freecom (Freecom 1, Freecom 2 o Freecom 4) os indica cuántos kits podéis conectar juntos (o, dicho de otra forma, cuántos moteros pueden hablar simultáneamente con cada modelo). Sí, habéis entendido bien: el Freecom 1 es simplemente un kit manos libres, a no ser que utilicéis el mismo casco varios a la vez…

Abriendo la caja

¿A qué esperamos para abrir el embalaje? Como suele ser habitual con los accesorios electrónicos, el embalaje está muy cuidado. Cada componente del kit ocupa su sitio en un elegante estuche compartimentado. Hay un montón de cosas dentro. Incluso puede que os perdáis un poco si se trata de vuestro primer kit manos libres/intercomunicador. No hay nada superfluo, pero tampoco le falta nada.

Descubrimos que los micrófonos de cable (para los cascos integrales) y los micrófonos de varilla (para los jet y los modulares) están incluidos. No siempre es así, por lo que no está de más aplaudirlo. Se ha previsto todo lo necesario para la fijación, con la posibilidad de elegir entre pinza o almohadilla adhesiva. Sin olvidar los auriculares, varias espumas de repuesto, toallitas para desengrasar las zonas de pegado, etc. Tampoco faltan los cables de carga, pero sin enchufe. ¡Uno menos que guardar en el cajón!

Montaje: Pinza o almohadilla adhesiva

Si estáis enamorados de vuestro casco, seguramente elijáis el montaje con pinza. El sistema está muy bien hecho: la pinza en cuestión se monta sin herramientas, acoplándose entre la calota del casco y sus espumas interiores. La superficie en contacto con la frágil pintura exterior del casco está cubierta de silicona para evitar cualquier degradación. El sistema ha pasado por cinco cascos distintos durante esta prueba, desde un integral racing de carbono hasta un modular o un jet urbano.
Si, por lo que fuera, no funciona con vuestro casco, estad tranquilos, siempre os quedará la posibilidad de utilizar el soporte adhesivo.

El resto del kit se instala sin problemas, a poco que haya un espacio previsto para los auriculares (como suele ocurrir con la mayoría de los cascos actuales). Tardaréis unos veinte minutos en instalar el Cardo Freecom 2 como es debido.

La impresión de integración final está bastante lograda. Me gustó la delgadez de la carcasa y el hecho de que no haya nada que desborde por debajo del casco: ninguna lengüeta de plástico o cable prominente que se enganche a vuestro hombro cuando giréis la cabeza. Durante su uso, solo tuve problemas con el integral deportivo (un X-Lite X-802), que desconectaba constantemente el micrófono de cable. Es posible que se debiera a la compacidad de los elementos del casco, que hacían presión sobre las conexiones. El caso es que uno de los dos micrófonos falla un poco desde entonces. Dadle un poco de juego a los cables para limitar riesgos.

El modo intercomunicador funciona de moto a moto

La comunicación de corto alcance es un privilegio reservado a los propietarios de Smartpack y PackTalk, así como a los que tengan el Freecom 4, el modelo inmediatamente superior al aquí probado. Con el Cardo Freecom 2, la utilización recomendada es esencialmente de piloto de pasajero. Dicho esto y tras haberlo probado, ¡el uso de moto a moto es claramente factible! No es fácil medir la distancia precisa que le separa a uno de su interlocutor mientras conduce. En cualquier caso, da de sobra para comunicarse cómodamente. Básicamente, si el portador del segundo kit se encuentra en vuestro campo de visión, podréis hablar en buenas condiciones. Más allá de unos cuantos centenares de metros, empiezan a oírse ruidos parásitos, hasta que la comunicación se corta por completo.

¡Ni que decir tiene que, en modo «piloto-pasajero», no tendréis ningún problema en absoluto!

Cardo Freecom 2: ¡Una calidad de sonido apabullante!

Pero el alcance puro y duro no es seguramente lo más importante. El principal factor para una comodidad de uso correcta en modo intercomunicador es la calidad de la comunicación con vuestro interlocutor. ¡Y, en ese sentido, el Cardo Freecom 2 no os decepcionará! Queda ya muy lejos la calidad walkie-talkie de los primeros intercomunicadores: podréis hablar como si estuvieseis cara a cara. ¡Aunque tengáis la mala costumbre de cortaros la palabra!

La calidad del sonido también juega a favor de una buena comprensión. A mi modo de ver, es superior a la de los típicos auriculares internos que dan con los smartphones (en concreto, tiene mejores graves). Ya aviso de que no soy un experto en cuanto a sonido de alta fidelidad, y siempre cabe la posibilidad de que venga algún profesional del audio a echar por tierra mi opinión de palurdo 🙂 ¡Sea como fuere, compartí algunas canciones con mi pasajera, y estaba de acuerdo conmigo!

Nivel sonoro gestionado automáticamente

Vuestra percepción del sonido no dejará de depender en gran medida del aislamiento acústico de vuestro casco. Si os veis obligados a subir al máximo el volumen de vuestros pequeños altavoces extraplanos, debéis tener muy claro que la calidad de sonido será de lo más mediocre. Un consejo: procurad colocarlos justo delante de vuestros canales auditivos. ¡Unos pocos centímetros pueden suponer enorme diferencia en la percepción! Pero el Freecom 2 limita este tipo problemas gracias al sistema AGC, que regula automáticamente el volumen en función del ruido ambiental. El AGC es completamente transparente y os evitará tener que andar utilizando los botones + y -.

¿Y la calidad del micrófono? Como suele suceder con los intercomunicadores, la gente que os llame por teléfono no adivinará que respondéis desde la moto con el kit manos libres. No se oye el más mínimo soplo de aire. ¡El típico «Que sí, cariño, que voy despacio» resulta de lo más convincente!

Aprender a manejar el Freecom lleva su tiempo

En el uso cotidiano, las funciones básicas del Cardo Freecom 2 resultan bastante fáciles de dominar. Muchas de ellas se gestionan automáticamente: conexión al teléfono y a un segundo intercomunicador, conversación con un interlocutor, respuesta a llamadas telefónicas con la voz… Os ahorraréis bastantes toqueteos de botones, lo cual está muy bien.

¡En cambio, si queréis explotar su potencial al 100 %, tendréis que memorizar toda una serie de manipulaciones! Por aquí os he dejado el manual de instrucciones completo del Cardo Freecom 2. Pero la guía de bolsillo, un pequeño folleto que presenta de forma sintética y con imágenes las principales manipulaciones del Freecom 2, os resultará mucho más práctica en el día a día. Dado que ocupa poco sitio, os recomiendo llevarla encima para tenerla a mano cuando os surja la necesidad.

Aplicación Smartset, para una mayor ergonomía

Siempre con la idea de ahorrarse toques de botón, la aplicación de configuración Cardo Smartset os ofrece una gran ayudaotra más!). Esta aplicación permite activar o no determinados servicios, como los anuncios de estado (del tipo «Móvil 1 conectado»), el nivel del AGC o el sistema de voz, entre otros. Todas estas funciones están activadas por defecto. Gracias a Cardo Smartset, también podréis memorizar, estando cómodamente instalados en vuestro sofá, las emisoras de radio y el número de teléfono de llamada rápida. Además, la aplicación gratuita os permitirá utilizar todas las funciones desde el teléfono, como la música compartida, la conexión a otros dispositivos Cardo («Click to link»), etc. ¡Muy práctico para los que tienen la memoria corta, como yo!
El Freecom 2 está pensado para poder conectarse con un intercomunicador de otra marca, pero yo no lo probé. ¡Decidme en los comentarios si queréis que lo haga!

En lo referente a la interfaz «física», me pareció bastante eficaz. Los cuatro botones se presentan bajo la forma de pequeñas pestañas que sobresalen de la carcasa del Freecom 2. Aunque, de primeras, no parecen muy convincentes, estas pestañas cumplen bien su trabajo. Os resultará fácil apretarlas con la punta de los dedos. Lógicamente, la cosa se complica con unos guantes de invierno, pero sigue siendo factible.

Buena fiabilidad a largo plazo

Ya que hablamos de invierno, al Cardo Freecom 2 que monté en mi casco le cayó algún que otro chaparrón. Buenas noticias, su impermeabilidad nunca mostró signos de debilidad. ¡No lo probé en inmersión total, pero es que tampoco soy un hombre rana!

De manera general, después de un uso prolongado y varios montajes/desmontajes sobre diversos cascos, lo único que podría reprocharle es una cierta fragilidad de los cables de conexión del micrófono de cable. Instaladlos con precaución si los vais a utilizar, como os explicaba más arriba.

¡Y sería una lástima terminar sin hablar de la autonomía! Con el Cardo Freecom 2, podréis conducir tranquilos un día entero en modo intercomunicador sin que se os agote la batería. ¡Hay que tener muchas cosas que decirse para llenar todo este tiempo! ¡Una recarga (rápida) mediante conexión USB al ordenador (ya que viene sin enchufe) y estaréis listos para continuar! ¿Qué más queréis?

Funciones10
Ergonomía9
Autonomía10
Calidad de sonido8
Alcance10
Facilidad de uso8

Mi opinión: ¡Ofrece más de lo que promete!

¿Estáis buscando un kit manos libres completo, no muy caro, apto para la intercomunicación piloto-pasajero y que a la vez pueda servir de moto a moto? ¡El Cardo Freecom 2 responde perfectamente a todos estos requisitos! Autonomía, eficacia, funcionalidad, calidad de audio, etc. El Freecom ofrece unas prestaciones excelentes para su precio. Pero, como el producto perfecto no existe, os diré también que el cableado del micrófono de cable es bastante frágil y deberéis manipularlo con precaución. ¡Y eso es todo! En definitiva, un valor seguro que hace más de lo que se dice en su ficha de producto.
9.2

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Loïc

Loïc (bloggero #EnjoyTheRide Francia) Bloggero y testeador de productos Motoblouz. Soy el extraterrestre que espera impaciente la lluvia para poner a prueba la impermeabilidad de una chaqueta o un par de guantes. Fan incondicional de rutas sinuosas, la moto es para mí un medio de evasión y un medio de transporte.