Prueba: Casco para moto Dexter Furka


Si alguna vez tuvierais que probar un casco como el Dexter Furka, ¿cómo lo haríais? Estudiamos detenidamente la cuestión y llegamos a la conclusión de que lo más coherente sería someterlo a las exigencias cotidianas: visibilidad, comodidad, acústica, condiciones climáticas variadas… ¡Nada como una prueba en situación real!

¡Una prueba con nada menos que 7000 km en un mes!

Por fin comenzaba nuestra ruta a través de Europa. ¡7000 kilómetros y 8 horas de moto al día durante un mes, entre carreteras y caminos!

Para que pudierais disfrutar de dos opiniones objetivas, decidimos llevar los dos el mismo casco. ¿Pero cuál de ellos elegir? Necesitábamos un casco polivalente, cómodo de día y de noche, ventilado y modular. ¡Pero que tampoco tuviera un impacto excesivo en nuestro presupuesto!

El Dexter Furka, una buena opción por su polivalencia

¡El casco Dexter Furka se impuso como una evidencia! Nos sedujo su polivalencia, y en particular la posibilidad de retirar muy fácilmente la mentonera gracias a los dos botones situados por encima de ella. Además, disfrutaríamos en todo momento de un casco homologado, ya que el Furka tiene doble certificación, es decir, como jet y como integral. ¡Muy práctico para la vida diaria!

La mentonera del Furka garantiza una protección óptima y permanece a la distancia correcta con respecto a nuestra cara, lo cual permite introducir fácilmente el micrófono de un intercomunicador (de tipo Dexter D-1). ¡El cubrenariz cumple perfectamente su función y evitará que esniféis mosquitos al atardecer!
Sin embargo, en modo jet, observamos unos silbidos bastante importantes que provenían de los orificios de fijación de la mentonera.

El interior: bien acabado y cómodo durante todo el trayecto

La calota de policarbonato del Dexter Furka tiene un buen acabado. Su deflector de aire, sus ventilaciones y sus rejillas de ventilación confieren a este casco un estilo cuidado.

A primera vista, las espumas interiores son de calidad. La parte inferior de las espumas es de imitación de piel, punteada en la parte trasera. Un detalle que le da al Dexter Furka un aspecto muy atractivo. Otras partes, sin embargo, están menos logradas visualmente, en particular la parte delantera de las carrilleras, que resulta imponente y poco práctica a la hora de limpiar (en modo jet, se estrellan allí centenares de bichitos).

El interior es muy cómodo y ha soportado bien un mes de uso cotidiano e intensivo. No se percibe ningún signo de debilidad, y las espumas no se han compactado. Además, todas ellas son fácilmente desmontables y lavables. Muy práctico después de haber sudado la gota gorda por los pedregales o los ríos para sacar moto.

La anilla micrométrica del Dexter Furka es intuitiva y permite ajustar perfectamente el cierre, así como abrochar y desabrochar fácilmente el casco.

El campo de visión del Furka: ¡Una pasada!

El campo de visión del Furka es simplemente insuperable. ¡Imposible hacerlo más ancho! Con el casco puesto, no se os escapará ningún detalle.

Al utilizar la pantalla, no hay movimientos bruscos o puntos duros. Las posiciones de apertura están bien pensadas y permiten que circule un agradable chorro de aire. Se puede desmontar fácilmente quitando los tornillos laterales de aluminio con ayuda de una moneda o una llave. La pantalla incluye una ubicación reservada al sistema antivaho Pinlock, pero, al ser este más pequeño que la pantalla, perturba ligeramente el campo de visión.

Por cierto, al cabo de un mes de utilización, empezaron a aparecer unas pequeñas fisuras a la altura de la perforación de las pestañas de fijación del Pinlock.

La manipulación del visor solar es práctica, cubre totalmente el campo de visión y no molesta gracias a la hendidura nasal. Las posiciones de bloqueo son eficaces, pero algo duras. ¡Os desaconsejamos que lo desmontéis!

La visera es otro de los aciertos del Dexter Furka, ya que no genera ruido ni resistencia al viento, gracias a su aerodinámica muy bien pensada. La hubiéramos preferido ajustable y uno o dos centímetros más ancha, aunque lo que ofrece es coherente con el posicionamiento de gama del casco.

Peso3.5
Ergonomía4
Comodidad interior4.25
Ventilación3.75
Silencio3.5
Acabados4

Nuestra opinión: ¡Protector y cómodo!

Sin olvidar en ningún momento que el Dexter Furka es un modelo de gama básica, podemos decir que este casco con doble certificación cumple sobradamente con su misión: proteger y ofrecer comodidad. Gracias a su monumental campo de visión, su modularidad y su comodidad duradera, resulta muy agradable en el uso diario. Aun así, observamos algunos defectos de acabado y silbidos en el modo jet.
3.85

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Pierre

Pierre (bloggero #EnjoyTheRide Francia): BMWisto emérito, vivo la carretera cada día y de vacaciones, no importa el clima. Siempre en mi 1200GS Adventure. Prefiero el equipamiento bien pensado y eficaz en todas las circunstancias.