Prueba: Guantes de invierno Furygan Symbol


¿Ya sentís ese frío invernal cortando vuestra piel como una cuchilla? Para algunos, esto es una señal para poner la moto a hibernar en el garaje hasta el regreso de la primavera. Para otros, ¡la vida continúa! El invierno es simplemente una mala época que pasará rápido… En ese caso, un buen equipamiento para moto puede marcar la diferencia. Veamos de lo que fueron capaces los guantes Furygan Symbol durante tres largos y duros inviernos franco-belgas.

¡Los guantes Furygan Symbol están homologados!

En Francia, será nuestro segundo invierno con la obligación de usar guantes homologados. Para quienes quieran ponerse al día, los guantes Furygan Symbol tienen homologación CE EPI. En materia de seguridad, ofrecen una protección rígida para los metacarpos. Para el resto de las falanges, nada de nada. El ligero refuerzo de espuma en la palma, que limita el desgaste por el roce contra los puños, ha resultado ser muy resistente.

Por fuera, estos guantes de invierno se componen de un 80 % de poliamida, un 15 % de neopreno y el resto de poliuretano. Por dentro, encontramos un forro acolchado con un 90 % de poliéster. Al mismo tiempo, un forro Thinsulate (by 3M) garantizará la evacuación de la humedad sin perder el calor.

Unos guantes muy gruesos

A la hora de ponérselos, los guantes Furygan Symbol pueden requerir algún que otro ajuste. Os resultará más fácil hacerlo si lleváis guantes interiores. Se cierran mediante dos cintas de velcro: una en la muñeca y otra a la altura del puño. Quitárselos es muy fácil, incluso estando húmedos. Furygan explica esto por su punto interno cosido, que no se pega a la mano al quitar el guante. Cabe señalar que su interior es suave y muy cómodo, además de abrigado. El logotipo que acredita la homologación está impreso, y no en una etiqueta que pica. De todas formas, las etiquetas se encuentran por fuera del puño, así que le molestarán en todo caso a vuestra chaqueta.

La longitud demasiado justa de la cinta de velcro del puño hará que se suelte en los que tienen las muñecas más finas. De hecho, tiende a salirse de su hebilla, lo cual pude terminar resultando bastante fastidioso. Por cierto, una de las cintas de velcro del puño se me descosió… De este modo, vemos como un acabado que, de primeras, parecía correcto, sin más, acaba limitando la vida útil del producto. Una lástima.

Podréis disfrutar de una buena sensibilidad con las manetas de freno y embrague, pero, debido al grosor de los guantes, algunos movimientos no os resultarán fáciles. Sobre todo si tenéis los interruptores de los intermitentes a ambos lados del manillar, como en mi Sportster. Más de una vez accioné el claxon por error, y fastidia bastante. La longitud de los dedos es ideal, pero si tenéis pensado poneros guantes interiores, es mejor que cojáis una talla por encima. ¡Ya podéis iros olvidando de llenar el depósito con los guantes puestos! Sin embargo, no tuve problema alguno para introducir una dirección en mi GPS guardado en su bolsa. Por último, al igual que la mayoría de los guantes, no funcionarán con la pantalla del teléfono.

Protegen del frío, aunque no demasiado…

Los guantes Furygan Symbol resultan eficaces en ciudad y con temperaturas superiores a 5 °C. El puño cubre bien a pesar de que llevo los brazos estirados, ya que tengo un manillar que sube por encima de los hombros. No obstante, con temperaturas negativas, los guantes pierden eficacia. Sobre todo con límites de velocidad más elevados, el calor corporal capturado por el guante no será suficiente, lamentablemente… Los dedos empiezan a dormirse y el dolor llega al cabo de 20 kilómetros de nacional. Y eso, incluso utilizando guantes interiores. Acaba uno deseando que llegue un semáforo para poder poner las manos a 3 cm de la culata. Por debajo de -5 °C, ya es empezar a mirar con envidia a los automovilistas… y os desaconsejo agarrar el manillar con estos guantes (salvo en trayectos urbanos).

El invierno suele ir acompañado de lluvias, así que se agradece la etiqueta «waterpoof», ya que es algo más que un simple argumento de venta. Tendrá que llover realmente fuerte para que sintáis la humedad. Además, los guantes Furygan Symbol no tardarán mucho en secarse si los ponéis a una distancia razonable de un aparato de calefacción. Eso sí, se echa de menos que no vengan con escobilla para visera.

Aislamiento3.25
Impermeabilidad4
Comodidad4.25
Seguridad4
Acabados4
Vida útil3

Mi opinión: Unos guantes eficaces en ciudad y con inviernos suaves

Los guantes Furygan Symbol son unos buenos guantes de invierno para una utilización urbana, en trayectos por encima de 5 °C, o para desoxidar un poco las bielas durante la pausa invernal. Para sacarles más partido, recomiendo acompañarlos con el uso, como mínimo, de paramanos y/o, a ser posible, de puños calefactables. Ofrecen una buena impermeabilidad bajo la lluvia. No obstante, es una pena que limiten los movimientos y den muestras de fatiga a partir del segundo invierno...
3.75

Comparte este artículo

Gabriel

Gabriel, con carnet de moto desde 2013. Desde entonces no puede bajarse de la moto. Conduzco a diario una Sportster para ir al trabajo, con una sonrisa de oreja a oreja. Sin embargo no soy una persona que se encasille en un único estilo de moto, motivo por el cual también me estoy iniciando en el universo Trail Adventure, el cual me apasiona mucho! Para mi moto busco siempre combinar el estilo y las altas prestaciones.