Prueba: Botas DXR Code


No siempre resulta fácil conciliar estilo deportivo y comodidad en carretera con un presupuesto ajustado. Sobre todo cuando se trata de un equipo tan técnico como las botas para moto. Con las botas DXR Code, los diseñadores de DXR se han propuesto lograrlo aportando una (enorme) dosis de versatilidad. Aunque estas botas luzcan un marcado aspecto racing, su terreno predilecto no deja de ser la carretera. No obstante, el nivel de protección que ofrecen hace que no resulte descabellado usarlas en pista ocasionalmente.

Paso a contaros cómo fue la prueba de estas botas Made in Motoblouz, disponibles a un precio de lo más competitivo para su categoría. En el momento de escribir estas líneas, llevaba utilizando las botas DXR Code desde hacía algo más de 2 meses para mis trayectos cotidianos y mis paseos.

Botas DXR Code: un estilo sport-racing muy cuidado

Como viene siendo habitual con DXR, y pese a un precio más que moderado, las botas DXR Code lucen un aspecto magnífico. Están disponibles en 3 colores (Negro, Negro/Rojo y Negro/Blanco, el que yo probé) y son de piel sintética de microfibra. Es el mismo material utilizado en las zapatillas DXR Go-Fast, que probé la primavera pasada. Hay que reconocer que se trata de un material muy resistente: sé de lo que hablo porque les doy bastante caña.

En comparación con un cuero convencional, la microfibra es menos sensible a los arañazos. Pero, sobre todo, soporta mejor el paso del tiempo y no requiere ningún tipo de mantenimiento. En el lado negativo de la balanza: no se «hace» a la morfología de cada uno como sí pueden hacerlo unas botas de cuero clásico, aunque es cierto que, con el tiempo, se vuelven más flexibles.

Las protecciones de poliuretano inyectado en la espinilla, el talón y la pantorrilla dan una sensación de solidez. Sus superficies brillantes y mates crean un bonito efecto, pero debéis de tener cuidado con las partes brillantes, ya que se rayan fácilmente.

Las costuras, todas ellas dobles, son de excelente calidad. Un detalle: los hilos utilizados son del mismo color que las piezas donde se encuentran. Es tan solo una muestra más de la atención prestada al diseño, allí donde muchos fabricantes low cost no habrían dudado en aprovechar para reducir costes de fabricación.

Comodidad sobresaliente, digna de unas botas touring

Es probablemente el principal punto fuerte de las botas DXR Code: ¡su comodidad!

Son muy fáciles de poner. Incluso con mis siempre problemáticas «pantorrillas de jugador de rugby», de las que ya os hablé en la prueba de los vaqueros DXR Boost. Es algo lo suficientemente excepcional como para señalarlo, ya que no tuve ningún problema para cerrarlas, ya fuera por encima de un pantalón racing, un mono o, por supuesto, unos vaqueros. El cierre consiste en una sólida cremallera y un amplio velcro en el lateral de la bota, al estilo de las botas racing de Alpinestars.

El interior de la bota está provisto de un forro de malla ligeramente acolchado, que contribuye mucho tanto a la comodidad como a las prestaciones térmicas.

Al igual, una vez más, que en las DXR Go-Fast, bajo la cremallera de cierre encontramos una membrana que completa la impermeabilidad, impidiendo cualquier infiltración de agua de lluvia. Efectivamente, las botas DXR Code son impermeables gracias a esta membrana, antilluvia a la vez que transpirable. Tuve la ocasión de comprobar esta impermeabilidad con un chaparrón que me cayó prácticamente al principio de la prueba.

Sí que hubo algo que no me gustó al caminar con ellas: de vez en cuando, se forma un pliegue en un lado del tobillo (podéis verlo en las fotos hechas sobre la moto). Puede llegar a resultar desagradable si camináis durante mucho tiempo, pero tampoco es insoportable. De hecho, el problema se atenuó al cabo de unos cuantos trayectos, aunque sigue presente.

DXR Code: unas botas multitemporada

En el apartado térmico, me parecieron excepcionalmente cómodas, incluso en los días más calurosos de principios de julio, con temperaturas que rondaron los 30 °C (¡sí, en el norte de Francia, os lo juro!). También me protegieron bien en las horas más frescas de la mañana, con temperaturas cercanas a los 10 °C. Como os digo, son muy polivalentes…

Su talla (al menos en el caso de mi número 44) se corresponde con las tallas habituales. Los pilotos con pies anchos pueden estar tranquilos. Tampoco habrá problema alguno para ponerse un par de calcetines gruesos cuando haga más frío.

Unas botas adaptadas a todos los estilos

En carretera, los elásticos de movilidad presentes en el empeine, el talón de Aquiles y la pantorrilla permiten a las botas DXR Code adaptarse a cualquier postura. Los movimientos resultan fáciles con las piernas muy replegadas en una moto deportiva, pero también con una postura más erguida en una roadster.

Cabe destacar también la ubicación ideal de su amplio refuerzo para el cambio. Pude cambiar de marchas en todas las motos que conduje durante estos dos meses sin ningún tipo de problema.

Volveré a hablar de ello más adelante, pero las botas DXR Code ofrecen un buen equilibrio entre comodidad y rigidez. Las sensaciones con los mandos me resultaron particularmente buenas en comparación con modelos puramente racing. Hasta tal punto que estas botas deportivas me parecen perfectas como primer par para esta categoría. Por ejemplo, en comparación con mis Alpinestars SMX Plus, las sensaciones con el cambio y el freno me parecieron mucho más naturales desde el primer uso, lo cual puede suponer una ventaja considerable para los principiantes.

DXR Code: objetivo seguridad

Las botas DXR Code tienen todo lo que puede esperarse de unas botas deportivas en cuanto a protección. Grandes cubiertas rígidas en la espinilla, la pantorrilla y el talón, así como un largo refuerzo en la punta de pie. ¡Además, gracias a su colocación muy bien pensada, uno olvida por completo que lleva todas esas protecciones! También cuenta con dos deslizaderas desmontables (fijadas mediante dos tornillos fácilmente accesibles). No obstante, su resistencia a la abrasión no es ni mucho menos excepcional, debido a un plástico menos resistente que el empleado, por ejemplo, por Alpinestars o Dainese.

Pese a ser menos rígidas que los modelos puramente destinados a la pista, la suela y el conjunto de la bota ofrecen una excelente resistencia a la torsión. De hecho, no tienen nada que envidiar a lo que propone la competencia en la categoría sport-touring. Un detalle excelente.

Por último, cuentan con un refuerzo de tobillo integrado en el lugar correspondiente. Todo ello hace que las botas DXR Code hayan obtenido la certificación CE 13634-2015.

Una bota de estilo racing adaptada para debutantes

Para completar los consejos que os daba en el artículo sobre cómo elegir el equipamiento para moto cuando se es debutante, aquí tenéis uno de los pocos pares de botas que corresponderá perfectamente a los jóvenes motoristas. Lo típico cuando se empieza es equiparse con un estilo racing, pero evitando la rigidez de un modelo exclusivamente destinado a la pista. Evidentemente, las DXR Code resultan menos cómodas y prácticas que un par de botines o de zapatillas para moto, pero constituyen un excelente término medio entre estilo, comodidad y protección.

Si nunca habéis llevado botas de este tipo, será una forma excelente para entrar en materia, una vez superado el tiempo de adaptación necesario para sentir correctamente la posición del cambio. ¡Una limitación insignificante a cambio de una mejora de incuestionable de la seguridad!

Protección7
Comodidad9
Ergonomía7.5
Funcionalidad8
Acabados8
Prestaciones térmicas8.5

Mi opinión: ¡Un modelo de accesibilidad!

Las botas DXR Code son excepcionalmente versátiles y muy cómodas para su categoría. Aunque son más bien sport touring que racing, os permitirán equiparos correctamente para dar unas vueltas de circuito de forma ocasional sin renunciar a la seguridad. Como suele ser habitual con DXR, las Code ofrecen una relación calidad-precio imbatible, con una accesibilidad que pone el estilo racing al alcance de los debutantes, evitándoles las molestias habituales. Y, por si fuera poco, estas botas te acompañarán durante todo el año, haga el tiempo que haga.
8.5

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Cédric

Cedric (bloggero #EnjoyTheRide Francia): Profesor de autoescuela y de seguridad en carretera hace 6 años y motero. Hace más de 12 años publiqué la web "Le Mniteur Hords des Clous" con el objetivo de compartir mi punto de vissta sobre la actualidad de el coche y la moto, invitnado a los lectores a pensar "fuera de los esquemas" en lo que concierne los eventos en relación con nuesta pasión. Cada día tengo el privilegio de estar en una posición de observador de la rueta. Intento aconsejar en especial sobre la prevención de la rutra, la legislación y la formación, intentando ir más allá de los dogmas y aportando los elementos necesarios para que cada uno construya su propia opinión.