Prueba: Chaqueta Bering Magnus


A la hora de invertir en una chaqueta para moto, existen dos escuelas. Por un lado, están los incondicionales del cuero y, por otro, los que no quieren nada que no sea textil. Para aquellos que no se identifiquen con ninguno de los dos bandos, la marca Bering propone una sudadera con capucha adaptada a la conducción de vehículos de dos ruedas. Os cuento mis impresiones después de un mes probando la chaqueta Bering Magnus.

La Bering Magnus no es realmente una chaqueta…

Las cosas como son: la inclusión de la Bering Magnus en la categoría de las chaquetas no responde a la realidad. Se trata efectivamente de una sudadera. Es cierto que, al ser gruesa y disponer de protecciones con certificación CE en hombros y codos, junto con sus forros de kevlar, garantiza una protección mínima al piloto. Aun así, sigue sin tener punto de comparación con una verdadera chaqueta para moto.

La chaqueta Bering Magnus, de algodón (60 %) y poliéster (40 %), se adapta bien a los trayectos cortos. Por ejemplo, cuando uno va a comprar pan. Es el típico equipamiento que me hubiera encantado tener hace algunos años, cuando aún conducía una 50 cc. En aquella época, mi protección era claramente insuficiente… Pero, a fuerza de caídas, uno madura y aprende a equiparse. Una inversión como esta me habría evitado más de una quemadura.

Por su estética y su nivel de protección, la asociaría más bien a la conducción de vehículos de poca cilindrada, y no tanto a las grandes motos deportivas.

Una prenda para llevar a diario

La chaqueta Bering Magnus se hará un hueco en el guardarropa de aquellos que busquen un equipamiento de protección para vehículos de dos ruedas que también sirva como prenda para llevar a diario. Y, a ser posible, sin que les haga pasar por pilotos de MotoGP… Si le quitamos las protecciones de los hombros (SAFETECH 430) y los codos (SAFETECH 530), algo que se puede hacer perfectamente en 1 minuto, nadie diría que la Magnus fue pensada para ir en moto.

Los logotipos de Bering en el pecho y el hombro, junto con su color gris, crean un efecto muy bonito y contribuyen a darle un estilo urbano y deportivo. Su corte ajustado y su capucha bien tallada completan a la perfección este look.

Comodidad y protección

El tallaje de esta sudadera es muy acertado (en esta ocasión, probé la talla L), pese a contar con un forro fijo de malla 3D. El grosor final no es excesivo y le da un efecto protector. No pude probar su resistencia contra la abrasión, pero sí contra el frío. A pie, puede sustituir sin problemas a una chaqueta de entretiempo. En moto, ya es otro cantar…

Mientras conducís, os protegerá de la brisa. Pero se trata de un equipamiento que recomendaría más bien para un uso estival. En mi opinión, la temperatura mínima para llevarla rondaría los 18 grados. Por debajo de ese umbral, no me parece en absoluto adecuada. Además, su falta de ventilación tampoco la hace demasiado apta para un uso con calor intenso.

Asimismo, resulta evidente que esta sudadera tampoco es la prenda más recomendable para utilizar bajo la lluvia. Ni siquiera se me pasó por la cabeza probarla en esas condiciones.

Las protecciones rígidas transmiten confianza, y su capacidad para absorber los impactos en caso de caída parece fuera de toda duda. Las piezas de Kevlar® DuPont, toda una referencia en la materia, completan las virtudes protectoras de la Magnus.

Opcionalmente, la chaqueta Bering Magnus propone un bolsillo para poder llevar un pequeño protector de espalda de tipo SAFETECH T1. Os recomiendo que penséis en ello al efectuar vuestra compra. Sus dimensiones máximas son 40 cm de alto por 25 cm de ancho. El reproche que podría hacérsele es que la mitad inferior de la espalda queda completamente desprotegida. ¡Si buscáis un protector de espalda más eficaz, no dudéis en equiparos con el protector de espalda con correas de la marca!

Pequeños detalles que marcan la diferencia

En lo que se refiere a los accesorios, cuenta con dos bolsillos interiores: un amplio bolsillo con cremallera para proteger vuestro teléfono y vuestra cartera, y otro bolsillo con velcro para vuestros objetos menos valiosos. Los dos bolsillos exteriores están ahí no tanto para llevar objetos, sino para permitiros calentar vuestras manos.

Una presilla de unión os permitirá enganchar la Magnus a vuestro cinturón. ¡Muy práctico! Aunque la calidad y la solidez de los elásticos la mantienen bastante sujeta a la altura de las caderas y los puños. Añadiremos que los remates de los puños están reforzados con un forro ajustable mediante velcro.

Me sorprendió bastante leer que el fabricante anuncia una vida útil de un año aproximadamente, en función del uso de la sudadera. Supongo que, con el tiempo y los sucesivos lavados, se va dando de sí, se ajusta menos al cuerpo y el tejido empieza a dar señales de fatiga, haciendo que resulte menos protector.

Corte10
Calidad/Acabados10
Comodidad9.5
Bolsillos8
Protección5
Aislamiento4

Mi opinión: Una sudadera perfecta para trayectos cortos

¿Vivís en una región cálida y buscáis una sudadera que os proteja durante vuestros pequeños trayectos en moto o scooter? La chaqueta Bering Magnus responderá perfectamente a vuestras necesidades. Aun así, su amplitud de uso no deja de ser bastante limitada: con buen tiempo y a velocidades no muy altas.
7.8

Comparte este artículo

meuhsli

Meuhsli (bloggero #EnjoyTheRide Francia): creador en 2013 del blog La poignée dans l'angle, monté sobre mi primera moto hace más de 10 años. Pasé de una 50cm³ a un otra de gran cubitaje. Hoy voy en una S1000R tanto para el día a día como para los paseos del domingo, solo o de a dos. Enjoy the Ride!