Prueba: Chaqueta Icon 1000 Squalborn


Con la irrupción de la moda neo-retro en el mundo de las dos ruedas, los fabricantes de equipamientos se han visto obligados a aportar respuestas que permitan a cada motero encontrar una ropa adaptada a su estilo. La marca Icon ha hecho una buena jugada con la creación de su departamento Icon 1000 y la presentación de una nueva chaqueta textil, la Icon 1000 Squalborn.

Estilo y sobriedad

A primera vista, uno se pregunta si realmente se trata de una chaqueta para moto. Lo que termina por delatar a la chaqueta Icon 1000 Squalborn es su material impermeable, el diseño de su protector de espalda y la multitud de cremalleras que la recorren.

Tiene un diseño bastante elegante. Su aspecto general huele a otoño, a fuego en la chimenea después de un paseo, a estofado de carne de caza… Color expresso, ideal para posar en la terraza con su cafe racer, hombreras de piel con relieve, lo suficientemente discretas para darle un estilo old school, un forro de invierno dorado con aspecto satinado para fardar en el bar con su bobber, sobrecosturas con una precisión que haría palidecer de envidia a vuestro tatuador… En definitiva, unos acabados perfectos para darse una vuelta con su brat.

Ya os avisé de que era una chaqueta neo-retro. Aquí no hay ningún chisme retrorreflectante de gusto dudoso. ¡El estilo no es negociable! Su flexibilidad y su peso ligero (1,5 kg), unido a la delgadez de sus protecciones D3O de nivel 1, la hacen muy fácil de llevar a diario. El interior del cuello está hecho con un material muy suave y agradable al tacto. Además, este es lo suficientemente ancho como para permitiros llevar una bufanda.

La chaqueta Icon 1000 Squalborn es tan discreta que la utilizo incluso para pasear a pie o conducir mi coche. Lo único que puede resultar molesto es el protector de espalda, pero se quita con una facilidad desconcertante.

Un corte a la americana

Su diseño made in USA hace que el corte resulte bastante amplio. Con mi metro 80 y un físico a medio camino entre un Mikado y un bastoncillo, me plantee seriamente abandonar mi habitual talla L por una M. Pero la longitud de la chaqueta y de las mangas era perfecta, así que terminé por abandonar la idea. No os preocupéis, las personas con un IMC normal o superior no tendrán ningún tipo de problema.

Dos broches de presión os permitirán ajustar la cintura a vuestro gusto. Las mangas son de por sí bastante anchas (yo diría que demasiado: pobre del que deje algún intersticio entre su guante de invierno y la manga). No obstante, si tenéis unas muñecas gruesas como troncos, una cremallera permite ampliar el diámetro de la manga.

La chaqueta Icon 1000 Squalborn es práctica

Icon 1000 ha optado por utilizar cremalleras YKK Aquagard®. La cremallera principal es de dientes grandes, lo cual le dará una larga vida útil pese al uso cotidiano. ¡100 % a favor!

La chaqueta Icon 1000 Squalborn cuenta con dos bolsillos bastante profundos por fuera. Por dentro, encontramos un bolsillo con cremallera lo suficientemente grande como para meter una cartera, un smartphone, el permiso de circulación de vuestra moto… ¡O los tres a la vez! Además, contiene una medalla de San Cristóbal (patrón de los viajeros) para protegernos de los radares, los automovilistas despistados y los frenazos a destiempo. Dos grandes bolsillos de malla harán las veces de cajón de sastre. ¡Yo conseguí meter dentro mi GPS dentro de su funda GIVI! Vale, reconozco que me quedó un bulto bastante feo al cerrar la chaqueta…

Por último, tres bolsillos pequeños del tamaño de una tarjeta de crédito, pero con diferentes profundidades, permiten llevar tarjetas, permisos de conducción con el nuevo formato, bolígrafos, alicates, etc.

Una seguridad mínima

Como soy un adepto del cuero y de las protecciones de máximo nivel, me sentí raro con una chaqueta textil. Sobre todo teniendo en cuenta que, en comparación con otros modelos, la chaqueta Icon 1000 Squalborn es ligera, flexible y fina. Tan fina que no me hace albergar muchas esperanzas en cuanto a su resistencia contra la abrasión. Y, si os digo la verdad, tampoco tengo muchas ganas de comprobarlo.

La chaqueta Icon 1000 Squalborn está equipada con protecciones D3O en hombros, codos y espalda. Todas ellas responden a la norma EN 1621-1. Se trata de los modelos T5 Evo de nivel 1. A los adictos a la protección que quieran suplir esta carencia, les diré que pude introducir fácilmente mis D3O T5 Evo Pro de Nivel 2 made in Furygan. Por último, existe la posibilidad de ajustar las coderas en 3 niveles para una mayor seguridad y una comodidad óptima.

Condiciones de la prueba

Para realizar esta prueba, recorrí 488 kilómetros, de los cuales 143 km fueron en ciudad, 285 km en nacional y 60 km en autopista. En lo referente a la meteorología, utilicé la chaqueta Icon 1000 Squalborn con tiempo seco y lluvioso, y con unas temperaturas que oscilaron entre los -6 y los 10 °C.

Ligera, flexible y, por lo tanto, fría

Algo que siempre me ha gustado de las chaquetas textiles es la excelente comodidad térmica que ofrecen. Independientemente de la época del año. Sin embargo, en comparación con otras, el invierno no es el punto fuerte de la chaqueta Icon 1000 Squalborn. Resulta bastante sorprendente si pensamos que fue diseñada en Portland, Oregón, una ciudad con una latitud similar a la nuestra. Además, la marca Icon 1000 la recomienda para climas templados y fríos.

La chaqueta Icon 1000 Squalborn es muy flexible y bastante fina. Para mis trayectos diarios de 40 km, ida y vuelta, por nacional, no es la opción más cómoda. En autopista, con 5 °C, la veo bastante justita. En cambio, en ciudad, resulta muy agradable. Para los trayectos largos, os aconsejo que utilicéis ropa interior técnica. Es lo que yo lo hago con temperaturas extremas, incluso en nacional.

Creo que este sentimiento de frescor se debe en parte al forro térmico diseñado en forma de chaleco. Es una lástima, porque los brazos pasan frío… Con su color dorado y su textura satinada, lo único que le falta es un dispositivo retrorreflectante por fuera para hacer las veces de chaleco de seguridad.

Una gestión de la temperatura (casi) a la carta

De lo que si tengo ganas es de probarla en verano. Dada la ligereza del material textil, lo más probable es que resulte agradable con temperaturas particularmente altas. Para refrescar las axilas, la chaqueta Icon 1000 Squalborn presenta una amplia abertura de 35 cm en cada costado. A fin de que podáis regular la ventilación a vuestro gusto, se abren mediante una cremallera con un tirador arriba y otro abajo.  ¡Muy práctico! Tengo la impresión de que me lo voy a pasar muy bien con ella en mis rutas de verano.

¿Lluvia? ¿Qué es eso?

Icon 1000 nos presenta la Squalborn como el modelo impermeable por excelencia dentro de su gama (Nota de Icon 1000: 3/3). Este sentimiento se ve reforzado por su material impermeable, la omnipresencia de cremalleras YKK Aquagard® y su cuello de 4,5 cm de alto. Cuando comencé esta prueba, la mitad de Francia estaba inundada por la lluvia, y terminó cubierta por la nieve.  Digamos que hice una prueba como es debido y, la verdad, estuve seco en todo momento.

La chaqueta Icon 1000 Squalborn es totalmente impermeable al agua. Además, resulta lo suficientemente larga como para garantizar una buena impermeabilidad también a vuestro pantalón. Se trata de un material repelente al agua, aunque habrá que ver su eficacia con el paso del tiempo.

Estilo y acabados5
Comodidad5
Funcionalidad4
Impermeabilidad4.5
Seguridad3.5
Comodidad térmica3.75

Mi opinión: ¡Una chaqueta para todo el año!

La Icon 1000 Squalborn es una buena chaqueta que se hará un hueco en vuestro guardarropa en cualquier época del año. En invierno, si queréis una comodidad completa, preved ropa interior técnica. Su impermeabilidad, sin embargo, es irreprochable. Al ser tan fina, es posible que desanime a los adeptos de la seguridad, pero si lo que os gusta es sentiros libres con una seguridad mínima, os encantará. Cuenta con numerosos detalles prácticos para el uso cotidiano y luce unos acabados excelentes. La única pega es su corte a la americana, que tal vez quede bien a la mayoría, pero resulta «demasiado» amplio para las personas altas y (muy) delgadas. En cualquier caso, no es algo que me impida llevarla, ya sea conduciendo con tiempo lluvioso o en la vida diaria.
4.3

Comparte este artículo

Gabriel

Gabriel, con carnet de moto desde 2013. Desde entonces no puede bajarse de la moto. Conduzco a diario una Sportster para ir al trabajo, con una sonrisa de oreja a oreja. Sin embargo no soy una persona que se encasille en un único estilo de moto, motivo por el cual también me estoy iniciando en el universo Trail Adventure, el cual me apasiona mucho! Para mi moto busco siempre combinar el estilo y las altas prestaciones.