Prueba: Guantes racing Five RFX 1


#EnjoyTheRide pronto cumplirá dos años y todavía no habíamos probado ningún producto de Five… ¡Ya iba siendo hora de remediarlo! Me he decantado por los Five RFX 1, la gama media que propone esta marca francesa para la categoría de los guantes racing. Y cuando digo «gama media», todo es relativo: por el mismo precio, accedemos a la gama alta de algunos competidores y, en el catálogo de Five, solo los RFX Race están por encima. ¿El precio de los RFX 1 está justificado? ¡Eso es lo que vamos a ver ahora mismo!

Los guantes de pista son toda una ciencia. Tened en cuenta que este equipamiento debe protegernos eficazmente de las caídas (y las caídas en un circuito no son ninguna broma), ofreciéndonos a la vez una ergonomía perfecta para no sentir molestias durante la conducción. ¡En resumen, algo así como la fórmula de la piedra filosofal!

Amoldamiento ultrarrápido

Los Five RFX 1 combinan piel de vaca y piel de cabra, refuerzos de TPU y de carbono, tejido elástico kevlar y muchas otras características con el objetivo de alcanzar el mejor equilibrio posible entre seguridad y flexibilidad. A pesar de todo, tengo que reconocer que estaba un poco desconcertado la primera vez que me los puse. Es más, cuando apretaba el puño, sentía una especie de tracción en el dorso de la mano. «Empezamos bien…», me dije.

Por suerte, no fue más que una cuestión de tiempo. Después de diez minutos de pilotaje (¡solo eso, os lo juro!), los Five RFX 1 se hicieron a mi mano. Sin duda, el tiempo necesario para que el textil flexible kevlar diera de sí. Desde entonces, somos inseparables. Es muy sencillo: son los guantes racing más cómodos que me haya puesto jamás. No voy a citar a ninguna marca para no enfadar a nadie, ¡pero creedme cuando os digo que marcan la diferencia!

¡Son realmente como una segunda piel!

Lo que más me gustó de los RFX 1 fue esa sensación de segunda piel: son tan ajustados que parecen estar pegados a la mano. Y, como parecen realmente finos, las sensaciones con los mandos son muy buenas. Aunque tengo unos dedos más bien largos, me sorprendió agradablemente no sentir presión alguna en las puntas, incluso al cabo de muchas vueltas. Además, el sistema de puente elástico entre el meñique y el anular está muy bien pensado, ya que no molesta en absoluto al conducir. En resumen, ¡los Five RFX 1 resultan impresionantes en este apartado!

Lo que más me gustó de los RFX 1 fue esa sensación de segunda piel: son tan ajustados que parecen estar pegados a la mano.

Esta calidad es, al mismo tiempo, la causante del que sin duda es el principal defecto de los Five RFX 1: la dificultad a la hora de quitárselos. Recuerdan un poco a los guantes de cirujano, si veis lo que quiero decir. No queda más remedio que quitárselos con calma, dedo a dedo, y al final terminan saliendo. Eso sí, para enviar un SMS rápido en un área de servicio, no son muy cómodos que digamos… Al mismo tiempo, ¿a quién se le ocurre ir en moto por las autopistas?

Una protección pensada a conciencia

El ajuste es excelente, de eso no cabe duda. Pero, en lo que a protección se refiere, estos guantes tampoco se quedan atrás, ni mucho menos. Tienen un refuerzo interior de kevlar en el dorso de la mano y a la altura de los pulgares, además de las numerosas protecciones rígidas integradas en los dedos y alrededor de la mano. Mención aparte merece el imponente elemento de carbono del puño, que transmite mucha tranquilidad, así como la longitud perfecta de este puño: ni demasiado largo ni demasiado corto. Tampoco conviene olvidar las capas adicionales de cuero y Superfabric en el canto de la mano. Y lo mejor es que uno no siente todos estos cachivaches mientras pilota. ¡Los guantes resultan la mar de ligeros a pesar de todo!

Una caída sin importancia que tuve me permitió comprobar su buena resistencia a la abrasión. El guante rozó bastante sobre la pista, pero no saltó ninguna costura ni se produjo ningún desgarro. Tan solo quedó una pequeña marca en el cuero, pero es algo de lo más normal… Por supuesto, están homologados según la norma CE EPI EN13594, con nivel 1KP.

Volviendo al puño, me pregunto por qué Five eligió ese cierre con una sola lengüeta de velcro, en lugar de dos lengüetas superpuestas, como solemos ver en otros guantes de la misma gama de precio. Por culpa de ello, el ajuste de los RFX 1 pierde un pelín de precisión. Una lástima, aunque reconozco que es algo que no me molestó realmente durante su utilización.

Los Five RFX 1 están muy bien ventilados

Otro aspecto positivo de los RFX 1 es su excelente ventilación. Sus numerosas entradas de aire cumplen muy bien su cometido, y el sudor se evacúa como es debido. ¡Al final de la sesión, ni siquiera me hizo falta poner a secar los guantes!

Todo esto me dio ganas de probar la gama superior de Five: los RFX Race, utilizados nada menos que por Karel Abraham en MotoGP. Pero, cuando supe que para ello tendría que apoquinar casi el doble del precio de los RFX 1, me dije que tan solo era una idea como cualquier otra…

Comodidad9
Sensaciones con los mandos10
Ventilación9
Protección9
Cierre7

Mi opinión: Lo máximo en cuanto a ajuste

¿Se puede hacer mejor que con los guantes Five RFX 1? Lo dudo, al menos en esta gama de precios, ya que resultan realmente cómodos y, aun así, protegen bien. Son los mejores guantes que me haya puesto jamás: ¡así os lo digo! De acuerdo, son bastante latosos de quitar, y el cierre del puño se merecía algo mejor que esa simple lengüeta de velcro, pero, pese a todo, mi opinión es que destacan sobre el resto. ¡Los recomiendo sin dudar un instante!
8.8
Tags cuero

Comparte este artículo