Prueba: Casco HJC FG Jet


El casco HJC FG Jet es un casco jet de tipo 3/4. En este caso, no vamos a hablar de un simple cacharro neo-retro, vintage, austero, rústico y favorecedor. Lo que tengo ante mí es un casco con formas modernas y numerosas funciones.

Muy emocionado por la idea de comenzar la prueba de este casco HJC, me apresuro en primer lugar a saber algo más sobre la propia marca. Mi hijo ya tiene el honor de ponerse todos los días un casco de esta marca (un integral CL-Y). El fabricante asiático propone una gama muy amplia, que va desde el integral de carreras hasta el ultratécnico y sobrio jet vintage. Pero el yelmo que me dispongo a sacar de la caja es un jet con especificaciones modernas.

Un jet moderno y repleto de opciones

El casco HJC FG Jet cubre una superficie más grande que un jet vintage como el FG-70 de HJC. En cuanto a los acabados y la decoración del casco, el nivel es muy, muy alto. Es muy simple: a todo el mundo le ha parecido magnífico. Mi mujer, mi hijo, mis compañeros de trabajo y los moteros con los que me he cruzado cada día (y que perdían la trayectoria por mirar mi tesoro) son unánimes.

La parte blanca del casco tienen un brillo nacarado que, visto de cerca, realza la percepción general de calidad. Las decoraciones negras rompen el efecto «cabeza de seta», y resaltan de forma magnífica las tapas y los deflectores del casco. Todos los ensamblajes son impecables. Su olor no es demasiado fuerte para tratarse de un casco nuevo. La funda es lo único que desentona un poco con la calidad reinante… Pero cumple su función.

Especificaciones de gama alta

La calota del casco (tres distintas en función de la talla: XS-S/M-L/XL-2XL) es de material compuesto de fibra de vidrio. Esto le permite reducir su peso y garantizar una protección y una rigidez óptimas. El interior es de SilverCool: antibacteriano, antitranspirante y antiolores, completamente desmontable y lavable. El cierre de anilla micrométrica tiene un relleno de mismo material.

La pantalla, con protección ultravioleta, es de tipo «long trip»: muy ancha y con una gran cobertura por debajo. Además, se desmonta muy fácilmente mediante un mecanismo protegido por las bisagras del casco. No tardo en probarlo para confrontar el argumentario promocional con la realidad, y puedo aseguraros que es un juego de niños. No habrá ningún problema para limpiar la pantalla o incluso para instalar una lente Pinlock.

Sí, habéis leído bien, una lente Pinlock. El segundo invento más útil para los pilotos de moto después del abrebotellas…

Sí, habéis leído bien, una lente Pinlock. El segundo invento más útil para los pilotos de moto después del abrebotellas. Toda una bendición tecnológica para la conducción durante los seis meses más fríos del año. Ya os oigo refunfuñar: «¿Pero, de verdad es útil en un jet?» ¡Pues sí, y mucho! Como veremos más adelante durante la prueba, la particularidad de la pantalla larga es que permite utilizar el casco durante todo el año… en determinadas condiciones.

No pares, sigue, sigue…

Calota de fibra, interior SilverCool, una pantalla larga preparada para Pinlock… muy bien. Pero, ¿eso es todo? Pues no, a HJC todavía le queda algún as debajo de la manga.

El casco HJC FG Jet tiene doble visor solar. Y, esta vez, el tintado es impecable. Olvidaos del gris demasiado claro de los integrales de 2016. Aquí, el tintado es suficiente para proteger tus ojitos del exceso de luminosidad. Por si esto fuera poco, el visor se puede colocar en tres niveles distintos. El mecanismo del visor solar se encuentra en la parte superior del casco y consiste en un cursor que se desplaza a lo largo de una ranura. El botón de desbloqueo está al final de recorrido… mientras que los constructores de la competencia optan mayoritariamente por colocar este tipo de mando en el lado izquierdo del casco.

En la documentación incluida, explican cómo elegir la posición correcta para el visor solar, de acuerdo con la morfología o la postura de conducción de cada uno (más o menos erguida). Las dos primeras posiciones (alta y media) son fáciles de instalar, pero la tercera requiere una destreza que escapa a mis capacidades. Si alguno de vosotros tiene tres manos, tal vez no le resulte tan difícil como a mí… Para que el visor baje al máximo, hay que empujar el cursor hasta delante del todo mientras se pulsa el botón de desbloqueo. Esta misma operación (tan sencilla cuando uno está sentado calentito en su casa, con el casco delante), es la que te permitirá desmontar el visor solar, porque, efectivamente, es desmontable.

¿Queréis más?

En esta incesante lista de características, ha llegado el turno de las ventilaciones. Porque este casco tampoco se queda atrás en este sentido… Es más, se trata de uno de los principales argumentos a la hora de elegir este casco.

Los mandos son bastante pequeños, pero todo parece funcionar correctamente. Hay tres entradas de aire: una central y dos laterales. Todas ellas están integradas en magníficas tapas, armoniosamente incorporadas en la decoración. Un deflector trasero culmina el dispositivo con dos salidas, que permiten expulsar el aire caliente y húmedo. Inspeccionando el interior del casco, observo que el acolchado presenta un vacío, sin malla, en los laterales de la calota, a la altura de los canales de entrada de aire. Todo esto anuncia una ventilación optimizada… ¡y extrema!

Ha llegado el momento de confrontar el casco HJC FG Jet a la vida real. Guardo, pues, mi LS2 Cabrio Carbono y me pongo el casco HJC para dar una vuelta.

Primeras sensaciones con el casco HJC FG Jet

Las sensaciones al ponerse este casco resultan extrañas si uno está acostumbrado a llevar un jet clásico. El jet 3/4 es mucho más envolvente a la altura de la mandíbula y de la nuca. No cabe duda de que la protección es mayor, pero requiere unos minutos de adaptación. Las zonas de presión recuerdan más bien a las de un integral, y la movilidad en rotación es también similar. El peso es comedido y homogéneo, y el casco no presenta ningún desequilibrio una vez puesto.

Pero lo que más sorprende es la comodidad de visión. Ningún obstáculo perturba el campo de visión, ni siquiera las pestañas destinadas a albergar la lente Pinlock. Es como no llevar nada. Arranco los 10 ponis de mi octavo de litro y descubro una insonorización bastante limitada. En cualquier caso, inferior a la de mi jet LS2 o la de mi integral Shark. Seguramente se deba a los huecos previstos para el uso de auriculares Bluetooth. Liberan un espacio considerable a la altura de los oídos (disminuyendo de este modo los puntos de presión y, por lo visto, también la insonorización).

En teoría, perfecto, pero ¿qué tal en la vida real?

En los primeros kilómetros, el jet me resulta agradable, más bien ligero y con una visión absolutamente genial. Transmite mucha confianza: se ve todo, hasta bastante lejos, sin ninguna deformación y con una nitidez asombrosa. La manipulación de la pantalla es un poco forzada y seguramente requiera algo de rodaje, pero se localizan bien las distintas posiciones. El ruido de la manipulación no es que sea una maravilla. Suena a «plástico contra plástico». Aunque tampoco es para echarse a llorar.

El trayecto urbano que he previsto resulta ser perfecto para probar la importancia de la visión periférica. Además, el buen tiempo me permite manipular varias veces el doble visor solar del HJC FG Jet, que me parece simplemente genial. La segunda posición es la que mejor se corresponde con mi morfología y mi postura de conducción. Su manipulación me lleva algo más de 30 minutos hasta que identifico correctamente la posición del cursor y estoy seguro de no equivocarme. Con el botón de desbloqueo, me cuesta un poco más…

La manipulación de las ventilaciones es bastante intuitiva. Los mandos son más bien pequeños, incluso llevando guantes de verano. Hay que memorizar bien su ubicación para evitar perder unos segundos preciosos buscándolos. Aun así, funcionan de maravilla. El flujo de aire es importante, y el frescor se siente de verdad, lo cual convierte al casco HJC FG Jet en un equipamiento ideal para los meses más calurosos. Sobre todo teniendo en cuenta que los mandos permiten un ajuste preciso de la intensidad del flujo de entrada, y no se limitan a una mera función on/off. Ahora, salgamos de la ciudad y veamos si el comportamiento del casco es constante.

Cuidado con vuestros oídos…

Y es aquí cuando la cosa se tuerce… un poco. No necesitaréis ninguna alerta del GPS para daros cuenta de que estáis superando el límite de velocidad autorizado en ciudad. En cuanto paséis de los 50 km/h, las entradas de aire frontales del HJC FG Jet generarán un ruido aerodinámico audible, y que no dejará de aumentar a medida que ganéis en velocidad, tanto si tenéis las ventilaciones abiertas como si no. Lógicamente, el ruido será aún más intenso estando abiertas. Sea como sea, constituye una molestia real que afecta a la concentración y la comodidad.

Al cabo de varias semanas de prueba, uno se acostumbra al ruido en trayectos urbanos. Hasta los 75 km/h, todavía tiene un pase… Pero, si teníais pensado utilizarlo en nacionales y autopistas, no se os ocurra olvidar los tapones de oídos para evitar acúfenos y dolores de cabeza. Tengo una cúpula alta y, cuando me escondo detrás de ella, voy la mar de tranquilo. Con la pantalla long trip levantada, los ruidos aerodinámicos desaparecen. Y, si bajáis el visor solar, vuestros ojos también estarán protegidos del viento.

¿Y cuando llueve o hace fresco?

Es entonces cuando la predisposición para Pinlock y la pantalla larga recobran todo su sentido. Detrás de la pantalla, estaréis bien protegidos del viento y de la lluvia. No tuve ninguna infiltración proveniente de la parte superior. No tardaréis en invertir en una lente antivaho, porque, con una comodidad de visión tan adictiva, seguro que no tendréis ganas de volver al casco integral este invierno. El casco HJC FG Jet es un producto redondo, bien diseñado y completo.

Balance muy positivo

Aunque el apartado de la insonorización no es insignificante, este casco HJC FG Jet es un dechado de virtudes. Un modelo de excelente calidad y con buenos acabados. Sus ventilaciones altamente eficientes lo convierten en uno de los jet que debéis poner en lo alto de vuestra lista si soléis sufrir a causa del calor. El doble visor solar es fácil de utilizar y su comodidad es innegable. La calidad de la pantalla, su tamaño, su predisposición para Pinlock (recordad: la lente no viene incluida) y su ausencia de deformación visual lo convierten en un casco perfecto para la ciudad. Y, si tu moto está equipada con una cúpula alta, podrá llevarte incluso más lejos.

La marca HJC propone accesorios opcionales como un «peak», que se monta en lugar de la pantalla long trip, o una pantalla ahumada integral muy favorecedora. ¡Cuidado con la talla! Yo utilizo una L con LS2, Shark y Astone, pero tuve que pedir una XL para este modelo.

Peso4.25
Ergonomía4
Comodidad interior4
Ventilación5
Silencio2.5
Acabados4.5

Nuestra opinión: Un excelente jet para un uso básicamente urbano

Un casco jet moderno y logrado, repleto de opciones y de excelente calidad. Os encantará si lo probáis en su zona de confort: ciudad y carreteras pequeñas. Si tenéis pensado llevároslo a la autopista para seguir disfrutando de su comodidad y de la calidad de su pantalla, deberéis equiparos con tapones de oídos.
4
Tags casco

Comparte este artículo

Anthony

Apasionado de la moto y aficionado a todo lo relacionado con el mundo motero desde la adolescencia. Una vez superada la crisis de los cuarenta y desde hace 4 años, he decidido reconvertirme a usuario de scooter para mis trayectos diarios. Estudio siempre la mejor trayectoria y mantengo al dia mi pasión. Para tocar rodilla, ya veremos en un tiempo!