Guía de compra
Elegir correctamente la equipación de moto para el invierno

Elegir correctamente la equipación de moto para el invierno

¿Es posible conducir en moto durante el invierno sin pasar frío? Nada es imposible con una equipación adecuada y un poco de experiencia. En esta guía, hemos recopilado toda la información necesaria para afrontar el frío en las mejores condiciones. Elegir bien vuestra equipación de moto para el invierno, trucos y astucias para retrasar los estragos del frío, buenas prácticas a tener en cuenta antes de iniciar un viaje durante el invierno... ¡En esta guía dividida en dos partes lo encontraréis todo!

ELEGIR LA EQUIPACIÓN ADECUADA CONTRA EL FRÍO

ELEGIR LA EQUIPACIÓN ADECUADA CONTRA EL FRÍO

No os sentiréis a gusto durante el invierno sin una equipación de moto diseñada para hacer frente a las bajas temperaturas. Forros de invierno, ropa interior térmica, equipación calefactable... Estas son las características que debéis tener en cuenta cuando queréis evitar la sensación de frío.

LOS FORROS DE INVIERNO, MÁS O MENOS SOFISTICADOS

Un buen forro de invierno es uno de los principales criterios a la hora de comprar una equipación de moto. Si se ha diseñado adecuadamente, el forro de invierno optimiza la comodidad cuando descienden las temperaturas. Su objetivo es completar el aislamiento proporcionado por las prendas que llevéis puestas.

En las cazadoras y los pantalones de moto, el forro aislante puede tener distintas formas. Privilegiad los forros integrales, en lugar de los forros tipo chaleco, ya que os protegerán mejor del frío. El forro de invierno desmontable os permitirá usar también vuestra equipación cuando llegue el buen tiempo.

Algunas marcas (Spidi, Rev'It, etc.) ofrecen forros térmicos tipo anorak que se pueden utilizar de forma independiente, ¡más prácticos y discretos si queréis ir a comer con los amigos!

En los guantes para moto, además de su capacidad de aislamiento, el forro contra el frío debe ser fino para que conservéis el tacto de los mandos. Algunos materiales son mejores que otros: PrimaLoft, Thinsulate y Bemberg son algunas de las marcas de aislamiento en las que podéis confiar.

La presencia de un cómodo forro polar, en contacto con la mano, es una solución habitual para mejorar aún más el aislamiento. Si tenéis dudas sobre la talla, es mejor elegir un guante un poco más grande que un poco más pequeño, para que no sintáis ningún tipo de presión que acelere la aparición de la sensación de frío.

En cuanto a las botas de moto, los grandes fabricantes de equipación no disponen realmente de un modelo con un forro de invierno. Las botas de carretera estancas tienen generalmente un mejor rendimiento en términos de aislamiento. Podéis optimizar el aislamiento utilizando una plantilla especial para el frío que podéis comprar en cualquier taller de zapatero. Pero no comprimáis vuestros pies, ¡esto sería más bien perjudicial!

A la hora de elegir vuestra equipación, además de seguir los principios básicos, hay algunos detalles que pueden mejorar la comodidad de manera drástica. Privilegiad la equipación que más os cubra: los guantes de invierno de puño largo, las chaquetas en vez de las cazadoras cortas, las botas en lugar de los botines, etc. Las cremalleras de unión os permitirán transformar dos equipaciones en un solo conjunto mucho más eficaz contra el frío.

LAS TECNOLOGÍAS DEL AISLAMIENTO

Existen dos tecnologías en términos de aislamiento.

El forro grueso, que retiene el aire para aislaros. Estos forros, compuestos por diversas guatas cuyas propiedades influyen en las cualidades térmicas, son más eficaces a medida que aumenta su grosor. Pero cuando la prenda es demasiado gruesa, es menos agradable de llevar. Por ello, los fabricantes deben encontrar la proporción perfecta en función de las

El forro de aluminio térmico, que refleja los infrarrojos liberados por vuestro cuerpo. Un revestimiento aluminizado que hace el papel de espejo evitando las pérdidas de calorías igual que si se tratase de una manta térmica. Generalmente, este revestimiento está asociado a un forro de guata que mejora la eficacia y la durabilidad.

Lo mejor del forro aislante es que a menudo acumula varias capas. Así, aluminio térmico y forro grueso pueden cohabitar para ofreceros mejores resultados.

LAS PRENDAS INTERIORES TÉRMICAS, UN ABRIGO EXTRAFINO

El forro aislante es una equipación de moto imprescindible durante el invierno. Para completar vuestro escudo contra el frío, nada mejor que las prendas interiores térmicas. Esta primera capa, procedente del universo de los deportes de exterior, debe estar en contacto directo con vuestro cuerpo. Multiplicará vuestra resistencia a las bajas temperatura.

Las prendas interiores térmicas para el frío, compuestas normalmente por una mezcla de materiales sintéticos con múltiples propiedades, retienen una fina lámina de aire caliente contra vuestro cuerpo. A pesar de ser prendas de poco grosor, los materiales y la forma en la que se tejen están estudiados para aislaros lo mejor posible.

Su segunda cualidad es que mejoran el bienestar térmico. Alejan la humedad de vuestro cuerpo (la transpiración, ¡vaya!) en lugar de absorberla como lo haría una prenda interior de algodón normal y corriente. De esta forma, evitaréis los resfriados que pueden aparecer al coger frío después de parar a tomar un café o de una fase de conducción más dinámica.

La eficacia de las prendas interiores técnicas también depende de la equipación que llevéis encima. (ver la parte dedicada a las tres capas de equipación).

La sección de Motoblouz dedicada a las prendas interiores térmicas está repleta de camisetas, chalecos, pantalones interiores, pasamontañas, guantes interiores y calcetines térmicos contra el frío. Elegid las prendas específicas para el invierno, los modelos de verano están estudiados para ayudar a refrescaros. ¡Todo lo contrario de lo que buscáis en invierno!

Por una modesta inversión, las prendas interiores térmicas hacen que los trayectos sean más soportables cuando hace mucho frío. Mejoran la comodidad en vuestra vida diaria y os evitan problemas de salud cuando viajáis.

EQUIPACIÓN CALEFACTABLE: ¡MULTIPLICAD VUESTRA «RESISTENCIA» AL FRÍO!

Si consideramos que el aislamiento térmico es una forma de lucha pasiva contra el frío, entonces, podemos decir que la equipación calefactable es una forma de lucha activa. Gracias a una red de resistencias flexibles integradas en los forros, la equipación calefactable emite un calor que os permitirá soportar las bajas temperaturas durante más tiempo. Solo tenéis que presionar un interruptor estanco y las resistencias comienzan a funcionar. Normalmente, disponen de tres potencias de calefacción, que os permiten adaptar la temperatura en función del frío.

En general, las extremidades del cuerpo son las primeras en demostrar sus límites cuando hace mucho frío. Además, es difícil superponer capas de aislamiento en las manos sin perjudicar el tacto de los mandos. Por ello, los guantes calefactables son perfectos para el invierno. Después de llevarlos durante varios kilómetros, os daréis cuenta de que la comodidad que os proporcionan es mucho mayor que la de los puños calefactables. Los guantes calefactables calientan la parte superior de la mano, la parte donde os «golpea» el frío, por ello, son más eficaces... aunque una cosa no quita la otra. ¿Dedos congelados? ¡Un mal recuerdo!

En el mercado de carreteras no existen botas equipadas con resistencias, así que, si vuestros pies son sensibles al frío, podéis comprar plantillas calefactables para equipar vuestras botas o utilizar calcetines calefactables. Las chaquetas interiores y otros cubrepiernas calefactables para motos y scooters completan la gama. Son un complemento perfecto para los largos viajes, ya que retrasan la aparición del frío cuando empezáis a sentiros cansados.

En materia de alimentación eléctrica, encontraréis modelos que podéis conectar a la batería de vuestra moto y dispositivos autónomos, es decir, que disponen de su propia batería. La ventaja de los primeros es que cuentan con una autonomía virtualmente ilimitada. En cuanto a los segundos, no notaréis que los lleváis puestos ya que no tienen cables molestos y, además, no tendréis que acordaros de desenchufarlos. Podéis elegir el que más os guste, sabiendo que el dispositivo con batería es generalmente más caro y ofrece una prestación similar.

CONTROLAR EL FRÍO BAJO EL CASCO

No existe el casco para moto «especial invierno». No obstante, si queréis comprar un nuevo casco, podéis prestar atención a las siguientes características. Harán que vuestro casco sea más agradable de llevar durante el invierno.

LAS TECNOLOGÍAS DEL AISLAMIENTO

Vaho: procurad que vuestro casco esté equipado contra el vaho, que aparece inevitablemente cuando bajan las temperaturas. A día de hoy, la lente Pinlock es la única solución realmente eficaz contra el vaho que dificulta vuestro campo de visión. Privilegiad los cascos que disponen de esta lente si circuláis durante todo el año.

Barbillera: la barbillera, presente en la mayoría de los modelos de cascos, limita la entrada de aire frío en la cara.

Cubrenariz: la presencia de un cubrenariz, este pequeño elemento flexible situado en la base de vuestra pantalla, • Cubrenariz: la presencia de un cubrenariz, este pequeño elemento flexible situado en la base de vuestra pantalla, desviará vuestro aliento y retrasará la aparición del vaho.

Ventilación: elegid un casco con una ventilación en la mentonera que expulse aire fresco a la pantalla para eliminar el vaho rápidamente cuando sea necesario.

También podéis echar un vistazo a las bragas para cuello, las gafas y los pasamontañas contra el frío que os ayudarán a soportar las bajas temperaturas en el interior del casco. Os proporcionarán también un mayor aislamiento. Además, estos accesorios eliminarán una parte de la humedad liberada cuando respiráis, es decir, el vaho.

OPTIMIZAR LA MOTO PARA EL INVIERNO

Así es, vuestra moto también puede ayudaros a afrontar el duro invierno. Existen algunos elementos opcionales de la carrocería que disminuyen los riesgos de resfriado desviando el aire helado de vuestra trayectoria. Hablamos, por ejemplo, de la cúpula alta, los paramanos o la parte inferior del carenado.

OPTIMIZAR LA MOTO PARA EL INVIERNO

Podéis llegar aún más lejos equipando vuestra moto con protecciones específicas para el invierno, aunque es cierto que perjudican un poco la estética. En todo caso, no hay nada mejor que un par de manoplas acompañadas por un cubrepiernas para circular cómodamente durante el invierno. ¡Los mensajeros, que pasan todo el día y todo el año en la carretera, no pueden equivocarse!

OPTIMIZAR LA MOTO PARA EL INVIERNO

¿No queréis imaginar ni por un instante tener que desfigurar vuestra querida máquina? Hay otras soluciones que no tienen por qué perjudicar su estilo. Por ejemplo, el par de puños calefactables evitarán eficazmente la congelación de los dedos sin perjudicar su estilo. Tened en cuenta que las manos son el punto débil de la mayoría de los moteros durante el invierno.

El asiento calefactable, disponible en muchos fabricantes de cómodos asientos, proporciona un placer inesperado con total discreción. ¡Un bonito regalo para vuestra compañera!