Tutorial: ¡Seis pasos clave para tocar rodilla en moto!


Este pequeño tutorial elaborado por Dan Netting de biketrackdayshub.com nos explica paso a paso cómo colocarse sobre la moto para llegar a tocar rodilla sin dolor. ¡Sigue nuestros consejos!

Tocar rodilla en moto no es un fin en sí mismo. Sin embargo, a pesar de que el beneficio de esta maniobra no es tan genial como se podría imaginar, tocar rodilla es uno de esos pequeños placeres que a muchos les gusta darse. Este tutorial nos explica en seis puntos cómo gastar más rápido las deslizaderas. ¡Síguelos y, con un poco de práctica, oirás el plástico raspar contra el asfalto!

Seguramente te sorprenderá saber que, en la mayoría de los casos, no estás lejos del ángulo necesario para llegar al suelo.

Punto 1: Estabilidad en las estriberas

Cada uno tienen su forma de colocar los pies de manera cómoda. Pero la parte fundamental es garantizar una buena estabilidad. Para los que no se fijan en esto, a menudo se recomienda apoyarse en el final del pie, como si quisieras enrollar los dedos del pie alrededor de la estribera. Eso permite, sobre todo, subir la pantorrilla de la pierna exterior (la que no tocará) y apretar la rodilla sobre el depósito. Del lado interior, el talón se acercará más fácilmente a la moto.

Punto 2: Las piernas sujetan la moto

¡Son tus piernas las que sujetan la moto y no tus manos! Con los pies correctamente colocados, la pierna exterior se fija contra la moto, garantizando el tercer punto de sujeción del cuerpo con las dos estriberas. Coloca la rodilla lo más lejos posible, pero siempre sin tensión. El talón interior puede acercarse a la moto, hasta la parte externa de la estribera, si tu moto tiene, para abrir más fácilmente la pierna.

Valentino Rossi en plena curva

El movimiento del cuerpo permite limitar el ángulo y, en consecuencia, tomar las curvas más rápidamente

Punto 3: Cuélgate de manera razonable

En cuestión de movimientos, la dosis es simple: puedes colgarte todo lo que quieras, siempre y cuando no se reduzca la estabilidad y sigas anclado a la moto, sin necesidad de aferrarte al manillar. Algunos levantan todo el trasero, otros solo la mitad… Si dudas, opta por una posición intermedia. Con la práctica, ya irás tomando referencias más precisas.

Punto 4: No demasiado cerca del depósito

Si estás demasiado pegado al depósito, tendrás tendencia a girar en torno a este, empujando la rodilla interior más bien hacia la parte delantera de moto que hacia el suelo. Lo mejor para comenzar es sentarse a unos centímetros del depósito, lo que producirá un movimiento lateral del cuerpo más natural. En otras palabras, el interior del muslo se colocará en el lugar de la entrepierna. Una vez más, hay opiniones muy divergentes y, con un poco de práctica, irás confiando en las sensaciones para colocarte lo mejor posible.

Punto 5: No te olvides de la cabeza

La posición correcta - Foto de Bikertrackdayshub.com Lo vuelvo a decir, cada uno tiene su estilo, pero la postura más adaptada al principiante y también la más neutra sería colocar la cabeza donde, en principio, se encuentra el retrovisor en las motos deportivas modernas. ¡Imagínate que te quieres mirar en el retrovisor, y estarás cerca de la posición correcta! Visto desde arriba, la cabeza y el busto están alineados paralelamente al eje de la moto. Lo que sí que hay que evitar es inclinarse dejando la cabeza detrás del parabrisas.

Punto 6: Controla la velocidad suavemente

Es lógico que, incluso en la posición más perfecta, a 5km/h, no pasará gran cosa entre la deslizadera y el asfalto. Pero tampoco es necesario ponerse a 150 km/h, especialmente en las curvas más cerradas. Si la rodilla no está tocando, deja que la velocidad aumente naturalmente (y con ella tu confianza) hasta alcanzar el ángulo deseado. Tomar demasiada velocidad rápidamente también significa arriesgarte a salir de tu zona de confort.

Tocar rodilla en la moto: ¡Practica en el garaje!

¿Has memorizado bien estos seis puntos? ¡Solo queda ponerlos en práctica! Para ir probando, puedes empezar a tomar tus puntos de referencia en el garaje. Coloca la moto sobre el caballete lateral, y practica (excepto el apartado 6 evidentemente), con precaución: ya verás que la pérdida de equilibrio no tarda en llegar.

Aprende a colocarte y, en cuanto sientas tensión en los brazos, intenta mover la carga hacia las piernas para quedarte anclado sobre la moto. ¡Al final, deberías poder soltar completamente las manos! Y tranquilo, una vez en movimiento, el esfuerzo será menos intenso.

Dos pequeños consejos extra

  1. Al tomar la postura descrita más arriba, baja el centro de gravedad, lo que significa que no tendrás que inclinar la moto tanto para girar lo mismo que antes.
  2. Ponte en posición antes de llegar a la altura de la curva para tomarla en las mejores condiciones posibles.

Otra cosa: tocar el asfalto con la deslizadera está muy bien, pero para ganar realmente en resultados, hay otras facetas del pilotaje de motos que aportan muy rápidamente un rendimiento superior, en particular el alcance de la mirada y la potencia en salida de curva. ¡Volveremos a hablar de esto!

Esperamos que os ayuden estos consejos para tocar rodilla con la moto en circuito. Pero no hay que olvidar que no se trata de una referencia universal y que algunos pilotos con experiencia tienen preferencias distintas.

No dudéis en hacernos llegar las fotos de las primeras veces que toquéis rodilla con un comentario (por ejemplo en nuestra página Facebook), ¡nos encantará compartirlas!

Este tutorial lo ha escrito Dan Netting, editor de Biker Track Days Hub, una página web británica que da consejos a los principiantes que quieren lanzarse a circuito o mejorar sus resultados.
Una página web muy pertinente que podéis descubrir aquí (en inglés): http://biketrackdayshub.com

Comparte este artículo

Loïc

Loïc (bloggero #EnjoyTheRide Francia) Bloggero y testeador de productos Motoblouz. Soy el extraterrestre que espera impaciente la lluvia para poner a prueba la impermeabilidad de una chaqueta o un par de guantes. Fan incondicional de rutas sinuosas, la moto es para mí un medio de evasión y un medio de transporte.