Prueba: Casco modular Shark Evoline Serie 3


En el nivel inmediatamente inferior al EVO One, el casco Shark Evoline Serie 3 tiene prácticamente las mismas propiedades, pero a un precio más bajo y muy competitivo dentro de su gama. El casco Shark Evoline Serie 3, más pesado y menos fácil de manejar, es el primer modular que pruebo durante un periodo largo. Han pasado ya 2 meses y 5000 km desde que regresé de mi visita a las nuevas oficinas de Motoblouz con este casco de prueba Fue la ocasión de pasar un rato con las personas que me habían ayudado a realizar mi periplo de 8 meses por Sudamérica. Así pues, cambié mi casco de enduro ultraligero por uno modular bastante pesado… pero también más cómodo y práctico.

Primeras impresiones sobre el casco Shark Evoline Serie 3

Mis primeras impresiones son buenas. Los tejidos son suaves y no perderán sus propiedades. El casco Shark Evoline Serie 3 es más bien grueso y tengo la impresión de que me protegerá bien del ruido detrás de mi cúpula de fabricación casera. Los diferentes materiales parecen ser de buena calidad y estar bien estudiados.

En modo jet, la mentonera se coloca en la parte trasera de la cabeza, dejando un grosor considerable de material expuesto al viento. La verdad es que tira bastante de la cabeza, y su peso no ayuda en absoluto. O irás con la cabeza echada hacia atrás, o bien, en modo carretera, con la cabeza hacia adelante debido a la pesadísima mentonera.

Dejando eso aparte, es todo un placer conducir simplemente con la pantalla, sobre todo en ciudad. Incluso en vías de circunvalación aguanta bien. Eso sí, ten cuidado de bajarla hasta abajo del todo. A media altura, la pantalla tiembla al no tener ningún punto de apoyo, y el ruido es infernal. Si solo llevas el visor solar, a más de 50 km/h tendrás el mismo problema.

Un casco… ¡que necesita instrucciones!

Como cada vez que pruebo un producto, reconozco que no he leído las instrucciones. Simplemente me puse el nuevo casco Shark Evoline Serie 3 en la cabeza y empecé a conducir con él como si nada. ¡El caso es que ni siquiera las explicaciones que me dieron en la tienda fueron suficientes! Al contrario que el Evo One, este modelo no tiene un sistema que levante la pantalla automáticamente al cambiar de modo. Hay que hacerlo manualmente al bajar la mentonera… Y eso es algo que no había entendido al principio. Resultado: la mentonera no se bloqueaba y subía cuando le daba la gana.

Así que ya sabes, la pantalla debe estar a media altura para poder bajar la mentonera. Y, para subir la pantalla, el pequeño saliente de plástico está en la parte central superior. Imagíname en plena carretera, buscando todo esto como un loco mientras vigilaba el tráfico y mi conducción al mismo tiempo. ¡No se te ocurra hacer lo mismo!

¿Y en cuanto a la comodidad?

A gran velocidad, el casco Shark Evoline Serie 3 es más bien silencioso. Más que mi enduro, pero mucho menos que mi casco integral de carretera. Tampoco es que sea el amo en esta categoría… pero, una vez en modo carretera, resulta cómodo y aireado.

Segundo defecto importante: no tiene Pinlock. Como todos los cascos con pantalla supuestamente antivaho y antirrayado, no respondió bien en situaciones de lluvia o a primera hora de la mañana. El vaho no tarda en acumularse. Y, si abres un poco la pantalla bajo la lluvia, las gotas terminarán entrando. Aunque siempre podrás tirar por la vía de en medio… Abrir todo y disfrutar de la lluvia en tu cara (no se te ocurra hacerlo con gafas).

En modo todo terreno (sí, también hice un poco para que la prueba fuera lo más completa posible), la cosa no fue nada mal, para gran sorpresa mía. Se respira bien y el polvo no molesta… En modo jet (no muy recomendable en caso de caída), basta con un buen cubrecuello para no tragar demasiado polvo. No obstante, sigue siendo demasiado pesado y propicio a recibir arañazos si el de delante te lleva por caminos de tierra suelta. En definitiva, para darte un paseo por caminos yendo tranquilo, no hay ningún problema.

¿Conclusión?

A pesar de esta prueba no muy elogiosa, me lo pongo fácilmente cuando me apetece dar un paseo, respirar el aire de la costa… Por ahora, no utilizo la moto para ir al trabajo, así que no he podido probarlo realmente en su entorno de uso natural. En carretera, no te hará sufrir demasiado, pero lo acabarás sintiendo seguramente al final del día. No conviene olvidar una pequeña ventaja: permite instalar un kit manos libres en la ubicación prevista para ello.

Si os digo la verdad: ¡no me lo llevaría de viaje! El EVO One, un poco más ligero y con un sistema modular más estudiado, podría ser una alternativa.

Peso4
Ergonomía4
Comodidad interior8
Ventilación6
Silencio6
Acabados7

Mi opinión: Práctico, aunque no carente de defectos

Resumiéndolo en pocas palabras, el último de los Evo Line es pesado, pero cómodo. Resulta práctico para un uso cotidiano, pero no olvides leerte bien las instrucciones e incluso practicar con él antes de ponértelo en carretera. Es un buen modular, pero, sin el Pinlock, olvídate de la comodidad bajo la lluvia o a primera hora de la mañana. A no ser que seas un valiente y conduzcas en modo jet... Siendo justos, por ese precio, está bastante bien situado con respecto a la competencia.
6

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Aventurier Viking

El aveturero Vikingo (bloggero #EnjoyTheRide Francia): Por momentos webdesigner, otras aventurero, amo la comunicación, enseñar, aprender, emprender, descubrir. Soy multifacético lo que me permite vivir de manera distinta mis viajes, el trabajo, la escritura, la comida y la bebida. Creo en la suerte y me gusta darle el máximo de oportunidades para que se presente, que sea para lo bueno que para lo malo!