Guía de compra
ELEGIR CORRECTAMENTE LA BATERIA DE LA MOTO

ELEGIR CORRECTAMENTE LA BATERIA DE LA MOTO

¿Conocéis bien vuestra batería? Este cubo de plástico pegado a nuestros motores puede parecer misterioso y, sin embargo, no deja de ser el punto de partida de nuestra pasión. El propósito de esta guía es ofreceros todas las claves para comprender, instalar, utilizar y cuidar mejor vuestra batería de moto. Disfrutad de la lectura y... ¡cuidado con los cortocircuitos!

¿PARA QUÉ SIRVE UNA BATERÍA DE MOTO?

ENTENDER LA BATERÍA DE SU MOTOCICLETA

Una batería de moto es algo más que una simple reacción química entre unas placas metálicas y el líquido que las rodea. En este apartado, os contamos todo acerca de esta pieza primordial del circuito eléctrico de vuestra máquina.

¿PARA QUÉ SIRVE UNA BATERÍA DE MOTO?

Y me diréis: «¡pues para qué va a ser!... ¡para arrancar la moto!». Pero esa no es su única función. Con cada nueva generación de moto, las necesidades de energía eléctrica van aumentando. En primer lugar, debe alimentar los elementos de iluminación, pero también los relacionados con la mecánica (inyección, módulo ABS, etc.) y, por último, los diferentes dispositivos periféricos (contadores electrónicos, iluminación, etc.) y otros accesorios (GPS, equipos de calor, alarmas, etc.). La batería cumple una función de compensación cuando el alternador deja de suministrar corriente o no lo hace de forma suficiente.

Más allá de este consumo, que podríamos calificar como «activo», la batería sufre también un proceso de autodescarga, consistente en una pérdida constante y natural de su energía, día tras día. En ocasiones, unas pocas semanas sin arrancarse bastan para descargar la batería. No en vano, es el propio funcionamiento del motor el que recarga la batería. El encargado de enviarle nuevos electrones es el alternador, accionado por el cigüeñal. Una vez que la batería está repleta, el regulador evita la sobrecarga.

LOS ENEMIGOS DE VUESTRA BATERÍA

  • El frío es tal vez el más conocido. El descenso de la temperatura resta intensidad a la reacción química que genera la corriente en la batería. Lo ideal es estacionar la moto al abrigo de los caprichos del termómetro. De ser posible, también conviene privilegiar los lugares secos, ya que la humedad favorece la oxidación de las conexiones, con el consiguiente deterioro de los contactos eléctricos.

  • Los trayectos cortos repetidos constituyen el segundo factor de degradación para el rendimiento de vuestra batería. El motor de arranque va a extraer la dosis eléctrica que necesita en cada uso, mientras que el alternador no siempre tendrá tiempo suficiente para recargar la batería. Poco a poco, la reserva de amperios se va agotando, hasta el día en que la batería se descarga y os deja tirados. Si no tenéis la posibilidad de conducir varias decenas de kilómetros cada vez que cogéis la moto, deberéis utilizar periódicamente un cargador de batería. De este modo, estaréis seguros de poder arrancar al día siguiente.
  • Los accesorios eléctricos permanentemente activos, incluso con el contacto cortado (como las alarmas), llevarán inexorablemente al agotamiento de la batería si dejáis vuestra moto en el garaje demasiado tiempo.
  • Una descarga completa puede ser el golpe de gracia para vuestra batería de moto. Si dejáis demasiado tiempo vuestra batería descargada, el proceso de autodescarga podría acabar llevándola a un punto de no retorno. ¡Conducid de vez en cuando o, al menos, conectad un cargador durante los estacionamientos prolongados!

¿CUÁNDO CAMBIAR LA BATERÍA DE VUESTRA MOTO?

Generalmente, el cambio se impone cuando vuestra batería está totalmente exhausta. Sin embargo, con un poco de vigilancia, podréis anticipar esta situación. Si observáis que los arranques son cada vez más delicados, pese a que realizáis trayectos lo suficientemente largos, tal vez deberíais empezar a preocuparos. Unos bornes cubiertos de cristales blancos también suelen ser el aviso de un final próximo. Dicho esto, el agotamiento de la batería también puede producirse de la noche a la mañana, sin que haya nada que permita sospecharlo. Un cargador de batería inteligente os ayudará a tomar una decisión: normalmente, está pensado para avisaros cuando a vuestra batería le quede poco tiempo de vida útil. ¡De este modo, os ahorraréis la experiencia de quedaros tirados en el momento menos oportuno!

¿CÓMO CAMBIAR LA BATERÍA DE VUESTRA MOTO?

    1. Cortad el contacto y desconectad primero el borne «-» y luego el borne «+» de la batería usada.
    2. Aflojad las bridas de sujeción y soltad el tubo de evacuación (en las baterías convencionales).
    3. Limpiad el compartimento para que la nueva batería encaje sin problemas.
    4. Instalad la nueva batería y sustituid el sistema de sujeción.
    5. Conectad el terminal rojo al borne «+» y el terminal negro al borne «-». Colocad el tubo de evacuación nuevo (en el caso de que haya uno) y orientadlo de manera que las proyecciones de ácido no salpiquen ningún elemento frágil.
    6. ¡Arrancad la moto y conducidla tanto tiempo como podáis!

PEQUEÑO DICCIONARIO BÁSICO

  • V (voltio): tensión de la batería, generalmente de 12 voltios en las motos modernas, y de 6 V en la más antiguas.
  • Ah (amperio-hora): medida de la carga eléctrica de la batería o, dicho de otro modo, de su capacidad total. Una batería de 10 Ah puede suministrar una potencia media de 10 A durante 1 h, o de 5 A durante 2 h.
  • CCA (Cold Crank Amper o capacidad de arranque en frío): es el amperaje suministrado por la batería cuando arrancáis vuestra moto. Pese a ser un dato que los fabricantes no suelen indicar, resulta indispensable para comparar la eficacia real de las baterías. En resumidas cuentas, cuanto más elevada sea la CCA, más fácil será arrancar vuestro vehículo.
  • Electrolito: es el líquido que impregna las placas metálicas de la batería, en concreto, ácido sulfúrico. Cuidado: el relleno de líquido debe efectuarse con agua desmineralizada.
  • Bornes: son los polos de la batería donde se fijan los terminales (conectores) del circuito eléctrico de la moto.