Prueba: Cubrepantalón impermeable Spidi Megarain


Conducir en moto en invierno por un país tan entrañable como Bélgica es algo parecido a revivir el naufragio del Titanic. Todos los días. Vamos, que terminas o congelado o totalmente cubierto de agua. Aunque lo más habitual es que te sucedan las dos cosas a la vez… ¡Excepto si tienes la escafandra el equipamiento adecuado! Yo tuve la suerte de poder probar el cubrepantalón Spidi Megarain durante 20 días para mis trayectos de casa al trabajo y viceversa. En total, 350 kilómetros de nacional y de ciudad.  ¿Habré encontrado por fin mi bote salvavidas?

Un práctico pantalón para todo el año

Para protegernos contra la lluvia, normalmente podíamos elegir entre el mono y el cubrepantalón de nylon (tipo «impermeable»). Ambos ofrecen la ventaja de no ser muy caros… Pero se funden como la nieve al sol cuando se acercan demasiado al escape, y resultan poco prácticos para los trayectos cortos. Además, requieren llevar una vestimenta adaptada por debajo si se quiere circular con seguridad.

Con el cubrepantalón Spidi Megarain, se acabaron los problemas. Este cubrepantalón os ofrece (casi) la misma seguridad que vuestro pantalón para moto, al tiempo que os permite llevar por debajo vuestro pantalón para la vida diaria. De este modo, evitaréis tener que llevar la ropa de recambio en el top case, así como tener que cambiaros en los servicios de la oficina…

Para que no haga falta guardarlo de una temporada a otra, el cubrepantalón Spidi Megarain dispone de un forro térmico desmontable. De este modo, podréis ir abrigados en invierno y frescos en verano. No está mal si os apetece poneros un pantalón corto para ir al trabajo, o si habéis quedado con los amigos para hacer una barbacoa.

Queridas lectoras, si este cubrepantalón os interesa, pero la talla no os viene bien, no todo está perdido. Hace unos meses, Marie probó el SPIDI Gradus Lady para vosotras.

Ponérselo: sin el forro térmico

La gama de tallas empieza a partir de la M hasta la 4XL. ¡Qué mala pata! Mi talla es la S (¡que no se ría nadie!). Me contenté con una M, aunque no las tenía todas conmigo. Pero, ¡ohhhhh, sorpresa! Me queda estupendamente… No se me cae mientras conduzco. Así pues, os recomiendo que os pidáis una talla por encima. También podéis probar con vuestra talla habitual, pero corréis el riesgo de sentiros apretados y/o tener dificultades para ponéroslo. Además, con mi metro ochenta, la longitud de las perneras es perfecta.

El cierre se realiza mediante elásticos enganchados con una cinta velcro. No tendréis ningún problema para poneros las botas, porque este pantalón… ¡se abre en dos! En la parte inferior de las piernas, una triple cinta de velcro permite cerrar a la altura de los tobillos. Además, una cremallera acompañada de otra cinta de velcro toma el relevo hasta las caderas. ¿Por qué no? Aunque la consecuencia de ello es que no lleva protección de caderas…

Sin el forro térmico, la sensación de ligereza es bastante impresionante. Además, estoy seguro de que, bien doblado, se puede llevar en una bolsa o un top case sin que ocupe todo el sitio.

Ponérselo: con el forro térmico

El forro térmico se fija mediante broches de presión. A veces, puede llegar a soltarse si os ponéis el cubrepantalón sin abrir el lateral lo suficientemente. Os confieso que me llevó algo de tiempo pillarle el tranquillo a la instalación del forro térmico. Sobre todo para no equivocarme de sentido o para no poner ningún broche de presión en el sitio equivocado…

Pesa 1 kg sin rodilleras y con el forro térmico puesto, así que es normal sentirse algo apretado, aunque no afecta en absoluto a la comodidad y la conducción.

En cambio, tened cuidado al quitároslo. La primera vez que yo lo hice, el forro térmico estaba tan ajustado que, del tirón, me bajé también los vaqueros que llevaba debajo… Por suerte, no recibí ninguna denuncia por acoso sexual, aunque el cachondeo a mi costa en el trabajo fue épico. ¡Luego no digáis que no os avisé!

Hablando ya en serio, me suelen gustar los pantalones anchos, así que el cubrepantalón Spidi Megarain me resultó difícil de poner y quitar en más de una ocasión. Con o sin forro térmico. Con mi chándal, no tuve ese problema.

El defecto que realmente destacaría es que el pantalón es bastante bajo a la altura de las caderas. Si lleváis un abrigo corto, la impermeabilidad no está garantizada. En el mejor de los casos, es vuestro jersey el que quedará expuesto. En el peor de los casos, será vuestra piel. Al menos, con temperaturas por debajo de los 0 °C, os despertaréis mejor que con el café. Os lo digo con conocimiento de causa… Llevando una chaqueta larga de tipo touring, no tendréis ningún problema.

Cubrepantalón Spidi Megarain: Seguridad y homologación

En materia de seguridad, el cubrepantalón Spidi Megarain cuenta con la ubicación para introducir un par de rodilleras Spidi Multitech Knee con certificación CE… No incluidas con el pantalón. Es una pena, ya que, si teníais pensado utilizar unas rodilleras propias, estas deberán tener una cinta de velcro central. ¡De lo contrario, os tocará sacar la billetera! Motoblouz me dio un par para que pudiera hacer la prueba completa. Fue entonces cuando descubrí que cuentan con una larga zona de protección para la espinilla, sin que ello afecte en absoluto a la comodidad. Sinceramente, en comparación con otras protecciones más bien minimalistas, la inversión merece la pena.

Como explicaba más arriba, dado que el pantalón se abre en dos, no existe ningún emplazamiento previsto para una protección de caderas. Entre nosotros, una apertura de este tipo no era realmente necesaria, y encima nos priva de una seguridad adicional… Una lástima, sobre todo teniendo en cuenta que, quien dice Megarain, dice riesgo de caída. Y, en ese caso, los codos y las caderas no suelen salir muy bien parados…

En lo referente a las inserciones reflectantes, se resumen a la discreta inscripción «Spidi» en el bajo del pantalón. La verdad es que, además de ser discreta, tampoco es que refleje mucho…  A nivel de estilo está bien, pero no es lo primero que uno espera de un pantalón impermeable.

Acabados impecables para un estilo sencillo y discreto

El cubrepantalón Spidi Megarain cuenta con la tecnología H2Out: impermeable, cortavientos y transpirable. La membrana exterior es de poliamida, y la membrana interior, de poliéster con malla. Por último, el forro de invierno también es de poliéster, como en la mayoría de abrigos o forros de chaqueta para moto.

La talla es impecable, los acabados son perfectos y el estilo es sobrio para un cubrepantalón. Se acabaron las burlas de ese compañero de trabajo envidioso que ha pasado una hora en los atascos o en el transporte público, y que bromea con vuestra pinta de tienda Quechua® al veros con el mono impermeable aún goteando.

Un día, sin darme cuenta, pegué la pierna al colector circulando por ciudad. Y durante varios minutos, no os creáis… Al llegar a mi destino, observé aliviado que el pantalón estaba intacto. ¡Es muy resistente!

Sin embargo, se echa de menos algún bolsillo, especialmente a la altura de los muslos. Sí, resulta realmente desagradable tener que soltar las cintas de cierre, ir a buscar la cartera en el pantalón, volver a cerrar las cintas… Además, me costó ponerme el cubrepantalón Spidi Megarain con los bolsillos llenos. Y, por desgracia, mi chaqueta de cuero tampoco tiene bolsillos lo suficientemente grandes como para llevar a un lado la cartera y al otro el smartphone.

¡Ahora toca mojarse!

En mi caso, no recurrí a extraños experimentos, como algunos de mis compañeros, a los que les encanta ducharse con su equipamiento para probar sus límites. En estas tierras del Norte, basta con ir a trabajar y, al final del día, volver a casa, para verificar la impermeabilidad del equipamiento…

La verdad es que quedé asombrado. Viendo la tromba que caía, empecé a lamentar no haberme traído el gel de ducha… Pero, no. Terminé más seco que el estado de California. La membrana H2Out cumple bien su cometido y resistirá incluso al agua que caiga de vuestra chaqueta. ¿Vuestra montura ha pasado el día en la calle a la merced de la lluvia? ¿El sillín está calado como una trucha? No pasa nada, ¡vuestro trasero no se mojará lo más mínimo! Como expliqué anteriormente, el único problema de impermeabilidad vendrá de su corte demasiado bajo a la altura de las caderas, sumado a la ausencia de cremallera entre el cubrepantalón y la chaqueta. ¡Es un verdadero problema, ya que todo aquello que quede por fuera del cubrepantalón se mojará, sí o sí!

¿Quién dijo frío?

Si os digo la verdad, siempre he utilizado vaqueros para moto con tiempo seco y pantalones para moto con tiempo ligeramente húmedo. ¡Y cuando la temperatura baja de -2 °C, me pongo ropa interior térmica, y listo! Queridos lectores y lectoras, gracias al cubrepantalón Spidi Megarain, esa época ha quedado atrás. Para siempre. El efecto cortavientos y el forro térmico me dejaron pasmado. ¿Frotarme contra el radiador al llegar a mi destino? ¿Yo? ¡Nunca jamás! Por curiosidad, hice 20 kilómetros, ida y vuelta, con 3 °C, con el viento del Norte de cara y sin el forro térmico… ¿Sabéis qué? ¡Lo primero que hice al llegar a casa fue volver a poner ese maldito forro! La enseñanza positiva es que, en verano, debe ser bastante fresco.

Por desgracia, no tuve la ocasión de padecer temperaturas negativas para probar los límites del forro, así que volví a hacer 20 kilómetros, ida y vuelta, con 3 °C… ¡en pantalón corto! Yendo por nacional y respetando la velocidad, pues sí: uno se da cuenta de que va en pantalón corto. En cambio, en ciudad, la comodidad me pareció excepcional. En resumen, este forro es mucho más que un reclamo comercial. Vuestras piernas estarán bien abrigadas.

Una gran variedad de combinaciones

La gran ventaja del cubrepantalón Spidi Megarain es el número de combinaciones que ofrece. ¿Vuestro trabajo os impone una vestimenta lo menos «motera» posible, o simplemente os apetece ir en pantalón corto? Muy bien: poned rodilleras en las ubicaciones previstas para ello y podréis llevar por debajo vuestro pantalón «clásico», protegido de la lluvia y/o del frío.

¿Queréis un cubrepantalón para protegeros de la intemperie, sin por ello renunciar a vuestro pantalón para moto y al equipamiento que lo acompaña (protecciones, etc.)? ¿Estáis hartos de los cubrepantalones de nylon con pinta de paracaídas? Ningún problema.

Sin embargo, a mí siempre me ha gustado viajar ligero y, cuando veo el volumen del cubrepantalón Spidi Megarain, me digo que está hecho para llevarlo puesto, y no para llevarlo guardado «por si acaso». Personalmente, prefiero ponerme mis vaqueros y llevar mi pantalón impermeable de nylon guardado en la mochila en caso de tormenta, sobre todo para las rutas de verano.

Y otra prueba de regalo…

Cuando probé el cubrepantalón Spidi Megarain, no podía dejar de pensar en lo mucho que me recordaba a mi pantalón de esquí… Como al final nevó, me dije que no podía dejar escapar la oportunidad: ¡El cubrepantalón Spidi Megarain formó parte de mi equipamiento táctico en una cruenta batalla de bolas de nieve! Mi veredicto es inapelable: tuve calor y no me mojé. Además, las rodilleras no vienen mal a la hora de tirarse al suelo para ponerse a cubierto.

Comodidad3.75
Seguridad3.25
Impermeabilidad5
Protección térmica5
Acabados5
Funcionalidad2.5

Mi opinión: Ideal para ir seco, abrigado y protegido

El cubrepantalón Spidi Megarain hace uso de una tecnología textil muy lograda, resistente y de lo más eficaz para protegerse del frío y la lluvia. En ese sentido, responde a todos sus argumentos de venta. Como se indica en el sitio web del fabricante, tiene una orientación claramente touring/utilitaria, teniendo en cuenta el equipamiento al que complementa. Así que no. No es tan fácil de poner como un cubrepantalón «ligero», y tampoco es tan compacto. No obstante, tiene el mérito de dejar abierta la elección de lo que uno lleva debajo, y además abriga. Para ser perfecto, le falta como mínimo un bolsillo exterior, una unión para cazadora y protecciones de cadera. No dudaré en completar esta prueba en el período estival... para comprobar su resistencia al calor. Eso sí, siempre que el cielo amenace con caer sobre mi cabeza, no dudaré en llevarlo puesto.
4.1

Comparte este artículo

Gabriel

Gabriel, con carnet de moto desde 2013. Desde entonces no puede bajarse de la moto. Conduzco a diario una Sportster para ir al trabajo, con una sonrisa de oreja a oreja. Sin embargo no soy una persona que se encasille en un único estilo de moto, motivo por el cual también me estoy iniciando en el universo Trail Adventure, el cual me apasiona mucho! Para mi moto busco siempre combinar el estilo y las altas prestaciones.