Prueba: Botines Falco Ranger


Desde que mis pies probaron unas botas grandes, abrigadas, impermeables y protectoras, nunca hubo marcha atrás. Las zapatillas o los botines no han dejado de acumular polvo. Tanto si estoy en Tatooine, con sus dos soles, como en el planeta helado de Hoth, siempre llevo mis botas de Darth Vader. Evidentemente, no pasan desapercibidas, pero yo estoy la mar de bien con ellas. Además, me siento protegido contra el frío, la lluvia y cualquier caída del bantha. Cuando Motoblouz me propuso probar los botines Falco Ranger (solo con oír esa palabra, me puse a temblar: «botines»…), no lo vi nada claro. ¿Yo? ¿Pasarme a ese lado de la fuerza? ¡Jamás! Es verdad que son chulos, pero estaba convencido de que me sentiría desnudo con ellos. ¿Qué sería lo siguiente? ¿Conducir en chanclas?

Bueno… Hoy se estrena una nueva película de Star Wars, así que las probaré para ir al cine.

Primer punto: Los botines Falco Ranger son realmente bonitos

Y debo decir que pasan desapercibidos como equipamiento para moto. Los botines Falco Ranger prácticamente no se diferencian de los botines que podría llevar cualquier civil de los que me cruzo en el puerto estelar o en Coruscant

No os harán parecer un piloto de X-Wing, y podréis salir a cenar con ellos sin que os confundan con un stormtrooper de permiso.

Tenéis varios colores para elegir: negro, marrón o beige. Los beige se entregan con dos pares de cordones, negros o amarillos.

Segundo punto: ¡Transmiten seguridad!

Y, sin embargo, al principio no estaba muy convencido. El cuero es lo suficientemente rígido como para sentir mis pies y mis tobillos sujetos y protegidos. Pero, al mismo tiempo, resulta cómodo. Es cierto que los botines Falco no cubren la espinilla hasta arriba… Pero es una ligera concesión que estoy dispuesto a aceptar.

Unas inserciones D3O protegerán vuestros maléolos en el caso de que algún jawa cabreado os dé una patada. Al mismo tiempo, se han colocado unos oportunos refuerzos en la parte superior del pie, que les permitirán soportar mejor los cambios de velocidad de mi speeder.

Sus suelas de diseño vintage son antideslizantes, así que se acabó resbalar en los charcos de leche azul de la cantina: por fin podré mantener mi dignidad intacta.

Tercer punto: Son realmente impermeables

Para probar su impermeabilidad, me di una vuelta por el planeta Kamino, célebre por su clima más bien húmedo y borrascoso. ¡Eureka! ¡No entró ni una gota! Pude ver mi película sin ninguna molestia tras algo más de media hora de vuelo hasta el cine, con un tiempo que asustaría hasta a un gungan.

No me pasó nada. Ni la más mínima superficie húmeda en mis calcetines. Ni pérdida de calor.  Sorprendentemente, tampoco sentí más fresquito que de costumbre, con mis Darth Vader de toda la vida.

Último punto: Unos botines prácticos y cómodos

Perfectos para lo seco y lo menos seco, para lo frío y lo menos frío… ¡Aquí tiene que haber un truco!

Pues no, Falco simplemente ha creado unos botines muy cómodos. Ya me han acompañado durante un montón de horas de trabajo, mudanza, compras… Y no tengo ninguna queja.

¿Una última apreciación? Estos botines Falco Ranger son rápidos y fáciles de poner y quitar. Las cremalleras en el interior del pie ayudan mucho.

Comodidad9
Protección9
Acabados10
Estilo9
Impermeabilidad9
Discreción10
9.3

Comparte este artículo

Etienne

Un percance con la antigua Wallaroo de mi hermano mayor hace más de 20 años, fue el desencadenante de sucumbir a la pasión por los desplazamientos rápidos. Puedes cruzarte conmigo y Pippa si recorres las carreteras belgas, no importa si es verano o invierno, si llueve o simplemente está húmedo, si estamos a -10º o bien a +15º ¡Nada nos detiene! Somos unos viajeros.