Prueba: Protector de espalda Akira CLM Smart


Protector de espalda de nivel 2 + faja lumbar: ¿dos productos por el precio de uno? Sobre el papel, el protector de espalda Akira CLM Smart es un producto que seduce. Queda por ver si sus prestaciones están a la altura: no hay nada peor que un equipo polivalente que no destaca en ninguna de sus facetas… ¡Pues bien, he probado el Akira, y puedo deciros que la idea de partida está bien ejecutada y merece la inversión! Aunque eso no quiere decir todo sea de color de rosa…

Forma Akira CLM Smart: una protección «dos en uno»

¿Sabíais que Forma también fabrica protectores de espalda? La marca italiana, especializada en botas para moto, ha empezado a diversificar su oferta con equipamiento de protección, como las rodilleras articuladas Triflex o este protector de espalda de aspecto tan atípico: el Forma Akira CLM Smart. Este equipamiento de protección de nivel 2 tiene una particularidad: se compone de dos partes articuladas y separables. Un diseño ingenioso que le permite ser utilizado como protector de espalda, obviamente, pero también como faja lumbar.

Una precisión: la parte «faja» del Forma Akira CLM Smart está homologada como protección lumbar, mientras que son los dos elementos combinados los que gozan de certificación como protector de espalda. Dicho de otra forma, el elemento superior no es utilizable por separado, como protector de espalda interno dentro de una chaqueta, por ejemplo, aunque sus dimensiones podrían permitirlo en según qué prendas…

Nivel 2: ¡Es lo que cuenta!

Centrándonos estrictamente en la protección, el único protector de espalda de Forma a día de hoy tiene certificación CE según la norma EN 1621-2. Pertenece a la categoría de los protectores de espalda de nivel 2, que son los que ofrecen el mejor nivel de amortiguación. Lástima que el fabricante no especifique el valor exacto de la fuerza residual en el ensayo de impacto, porque 3,7 kN, siempre es mejor que 9. ¡Os dejo que meditéis acerca del significado de esta frase con ayuda de nuestra guía de compra para protectores de espalda!

Como veréis, en mi prueba no hay ningún apartado del tipo «protección en situación real», ya que nunca me caí con el protector de espalda Forma Akira CLM Smart puesto. No perdáis la esperanza: ¡Todo se andará!

Uno no se hace fabricante de protectores de espalda de la noche a la mañana, así que Forma recurrió a la tecnología de SAS-Tec, una marca de reconocido prestigio en el ámbito de las protecciones. El Akira se compone de una superposición de cinco capas que garantizan la amortiguación:

  1. la cubierta rígida de polipropileno reforzado con fibras, para repartir la onda de choque;
  2. una primera espuma de polipropileno;
  3. la famosa espuma antiimpactos SAS-Tec;
  4. una espuma de polietileno termoformado recubierta de licra;
  5. la espuma en contacto con la espalda, recubierta con un textil de rejilla.

El conjunto no sobrepasa los tres centímetros de grosor.

Faja lumbar: Una buena ayuda para las espaldas delicadas

Pero lo que más nos llama la atención del Forma Akira CLM es su función de faja lumbar. Que quede bien claro, esta configuración no equivale en ningún caso a una faja lumbar ortopédica. La ergonomía de este equipamiento para moto no es tan avanzada, y su sujeción es menos intensa. Pese a ello, la faja del Forma Akira CLM Smart es una buena ayuda para aquellos que deseen proteger su zona lumbar y evitar malas posturas al conducir su moto. En este sentido, resulta mucho más eficaz que el cinturón de un protector de espalda tradicional. Su secreto reside en un amplio cinturón abdominal equipado con un sistema de cierre potente y fácilmente ajustable, que mantiene los elementos rígidos en contacto con la espalda.

Desconectable gracias al práctico sistema Smart

Dicho esto, no veo realmente el interés de llevar puesta únicamente la faja lumbar. Combinada con la parte dorsal, la sujeción es igual de eficaz, y disfrutaréis de una protección para toda la espalda. Finalmente, durante mis tres meses de prueba, solo separé las dos partes para guardar el Forma Akira CLM Smart en una maleta de mi moto o en una mochila una vez llegado a mi destino. Simplemente por eso, no he dejado de predicar las maravillas del sistema Smart, ya que permite guardar el Akira allí donde la mayoría de los protectores de espalda de la competencia no caben.

El sistema Smart, es el mecanismo que permite conectar la parte alta y la parte baja del protector de espalda. Para separar ambos elementos, basta con tirar del botoncito rojo «Pull». Para volver a conectarlos, colocad la lengüeta de plástico de la parte lumbar en la ubicación correspondiente de la parte dorsal hasta oír un «clic». Todo es muy fácil de manipular y muy fiable. Forma ha pensado incluso en una pieza de espuma densa para cubrir la lengüeta cuando solo estéis utilizando la faja abdominal. ¡Impecable!

Una sujeción perfecta

¿A qué esperamos para ponérnosla? Antes de salir con ella por primera vez, tomaos el tiempo que haga falta para ajustar correctamente la longitud de las correas y no tener que volver a pensar en ello. A continuación, cerrad la faja con ayuda del velcro (que cumple bien su cometido a pesar de su modesto tamaño) y ajustad el cierre con las lengüetas de tensión elásticas que hay a cada lado. La sujeción es perfecta y, si habéis elegido la talla de protector correcta (hablaré de ello más adelante), no se moverá hasta que lleguéis a vuestro destino. Este protector de espalda italiano es bastante ligero. A mí, que soy alto (1,91 m), también me gusta ir bien protegido, desde la base del cuello hasta el coxis.

Comodidad estándar, ni más ni menos

La ergonomía del Forma Akira CLM Smart sobre la espalda no es, ni mucho menos, revolucionaria. En carretera, uno siente una ligera rigidez que, a fin de cuentas, no resulta molesta. Esta falta de flexibilidad se manifiesta sobre todo en la parte inferior de la espalda, allí donde la zona lumbar y la parte dorsal se unen. Se trata de una zona monobloque hasta la unión de la columna vertebral con la pelvis, que trabaja más cuando se va inclinado hacia adelante, de ahí esa ligera presión. Pero, vamos, tampoco es nada que entorpezca los movimientos o cree puntos de presión desagradables. No obstante, en este apartado sí que le daría una puntuación inferior a la del resto de protectores de espalda que he probado hasta ahora. Y eso que, al ser alto, probé el modelo más largo y, seguramente también, el menos rígido.

En cambio, la articulación lateral, denominada CLM (Controlled Lateral Movement, o control de movimiento lateral, en español), me pareció muy eficaz. Si inclináis vuestro busto hacia la izquierda o la derecha, el movimiento es perfectamente transparente: me sorprendió de veras. Está muy bien pensado, porque es algo que hacemos a menudo cuando practicamos una conducción dinámica, ya sea en carretera o en pista.

El Akira abriga… como los demás protectores de espalda

Precisamente, con una conducción deportiva se suele pasar calor. En materia de transpirabilidad, el Forma Akira CLM Smart es claramente mejorable. Las ventilaciones de la cubierta tienen una eficacia simbólica. Al observar las diferentes capas de espuma de la amortiguación, uno se da cuenta de que prácticamente no están perforadas. Así es imposible ventilar nada… La faja, por su parte, sí que está perforada con orificios que evacúan la humedad. Tampoco sería justo reprocharle al protector de espalda Forma unos defectos que comparte con sus competidores. ¡Pero así, por lo menos, no podréis decirme que no os avisé!

¿Un protector de espalda para quién?

Curiosa pregunta, ya que, en mi opinión, todo aquel que sube a una moto debería llevar un protector de espalda 🙂 En cualquier caso, las especificidades del Forma Akira CLM Smart hacen que esté especialmente indicado para quienes busquen una sujeción de espalda superior a la media. También gustará a quienes quieran un protector de espalda que sea largo y fácil de guardar.

Protector de espalda Akira: ¿Qué talla elegir?

Seguro que ya habéis visto que existen tres longitudes para el protector de espalda Akira. Cada una de ellas se ofrece en tres tallas. Yo mismo andaba bastante perdido a la hora de elegir mi talla, así que imagino que no os vendrá mal un poco de ayuda.

Empezad por determinar la altura de vuestro torso, desde la cintura hasta el hombro. En función del resultado, esto es lo que Forma recomienda:

¡Esperad, que todavía hay más! Dentro de cada una de estas variantes, deberéis elegir entre la S/M, la L/XL y la XXL, en función de vuestra morfología. Confiad en vuestra intuición. O pedid a vuestro/a mejor amigo/a que os ayude si tenéis miedo a equivocaros.

¡Gracias a Hub’ por haber posado para las fotos!

Protección4.5
Ergonomía3.5
Comodidad3.5
Grosor4
Acabados4.25
Funcionalidad4.5

Mi opinión: Formato «protector + faja» aprobado

¡Misión cumplida! Además de ser un protector de espalda muy largo y eficaz, el Forma Akira CLM Smart cuenta con una faja lumbar de sujeción avanzada. Solo por eso, ya destaca con respecto al resto. En cuanto a la comodidad, sus prestaciones son las habituales en esta categoría, con una flexibilidad desigual según el eje y una transpirabilidad normal, es decir, nada del otro mundo. ¡Es el precio que tiene una buena protección para la espalda! Por último, la posibilidad de separarlo en dos partes es una gran ventaja a la hora de guardarlo. ¡Creo que ya tenéis todas las claves para tomar vuestra propia decisión!
4.05

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Loïc

Loïc (bloggero #EnjoyTheRide Francia) Bloggero y testeador de productos Motoblouz. Soy el extraterrestre que espera impaciente la lluvia para poner a prueba la impermeabilidad de una chaqueta o un par de guantes. Fan incondicional de rutas sinuosas, la moto es para mí un medio de evasión y un medio de transporte.