Prueba: Mochila para moto DXR Over-Craft 30 litros


Llevo cuatro años utilizando la mochila DXR Over-Craft de forma intensiva. Este producto impermeable con una capacidad de treinta litros nunca me ha fallado. ¡Y, como buen motero, comparto la información con vosotros! Seguid leyendo para conocer las cualidades y los defectos de un producto básico que nunca os dejará tirados.

Cuando compré la mochila DXR Over-Craft 30, allá por 2013, en ningún momento se me pasó por la cabeza que algún día publicaría esta prueba. Por mis manos han pasado ya varias mochilas supuestamente impermeables. Si no terminaban mojándose al cabo de unos meses, se les rompía una cremallera o se les descosía una correa… No había motivos para que este producto vendido a unos 50 € fuera una excepción.

Cuatro años al pie del cañón… ¡Y los que le quedan!

Conozco el exigente proceso de desarrollo de los productos DXR, por tratarse de una de las marcas de Motoblouz. Pero jamás pensé que, cuatro años después, la DXR Over-Craft seguiría ahí, lista para un nuevo paseo bajo la lluvia.

Este es precisamente el tipo de producto que espero recibir siempre a cambio de mi dinero: simple, eficaz y que responda correctamente a mis expectativas durante mucho tiempo. Al final he terminado recomendándosela a todos mis amigos, incluso a aquellos cuyo trasero nunca se ha posado sobre una moto. ¡Ya me diréis si esto no es una prueba de satisfacción!

Impermeabilidad: La Over-Craft tiene toda mi confianza

Primer argumento a favor de la mochila para moto DXR Over-Craft 30: es perfectamente impermeable, y de forma duradera. Todavía hoy, sigue manteniendo seco todo lo que llevo conmigo, incluso en plena tormenta o durante viajes lluviosos de varios centenares de kilómetros. Su material textil con revestimiento de PVC, sus costuras termopegadas y su cierre mediante enrollado («roll-top», como dicen en DXR) le garantizan una resistencia al agua absolutamente irreprochable.

Su material textil con revestimiento de PVC, sus costuras termopegadas y su cierre mediante enrollado («roll-top», como dicen en DXR) le garantizan una resistencia al agua absolutamente irreprochable

Al final, cuando veo que va a llover, prefiero guardar mi cartera en la mochila antes que en mi bolsillo interior, ¡por si acaso! Dicho esto, en caso de chubascos persistentes, el compartimento principal siempre será más fiable que el pequeño bolsillo exterior con cremallera.

Una capacidad considerable y ninguna floritura

El espacio de la Over-Craft resulta muy aprovechable. Gracias a su diseño, el interior no presenta compartimentos, lo cual permite una gran capacidad de almacenamiento. Todo dependerá del número de vueltas que le deis al roll-top. Comparado con otras mochilas de dimensiones similares, me atrevería a decir que supera los 30 litros anunciados si se aprieta lo mínimo posible.

Su flexibilidad le permite engullir objetos de relativamente imponentes. Es como la famosa boa que devora animales tres veces más grandes que ella, si me permitís esta torpe comparación. Vuestras botas para moto cabrán sin ningún problema. Con un poco de paciencia, incluso podréis meter un portátil de 15 pulgadas…

No obstante, este apetito insaciable tiene sus límites: La abertura debe enrollarse al menos una o dos veces para evitar problemas, sobre todo si queréis disfrutar de la impermeabilidad prometida. Otro aspecto a tener en cuenta es el diámetro de la abertura, de unos 25 cm, que como máximo os permitirá introducir un objeto de 35 cm de ancho, siempre que no sea muy abultado. En cualquier caso, el margen de maniobra es considerable.

DXR Over-Craft 30: un producto de gran solidez

La resistencia del textil con revestimiento utilizado en la fabricación de la DXR Over-Craft tampoco me decepcionó. Aguantó cuatro años de uso intensivo sin darse de sí ni deteriorarse de forma irreversible. El aventurero vikingo, que usa la misma mochila que yo, os confirmará lo que digo. Y eso que nuestro viajero preferido no es precisamente de los que miman su material…

Con eso y todo, a fuerza de abrirla y cerrarla tantas veces, mi mochila preferida terminó descascarillándose a lo largo de tres centímetros, a la altura de las hebillas de cierre. Aunque, viendo su edad, es algo que me parece de lo más normal. ¡Y, sobre todo, sigue siendo totalmente impermeable!

La trama del tejido con revestimiento también ha terminado deshilachándose en algunas partes. Las consecuencias son meramente estéticas y en ningún caso afectan a la solidez de la mochila. Además, lo podréis solucionar fácilmente fundiendo los hilillos rebeldes con un mechero (#DIY). ¡Yo lo hice y os confirmo que recobró su aspecto lozano!

Cómoda y práctica

En cuanto a la comodidad, tampoco hay pegas. A diferencia de los petates marineros en forma de tubo, la mochila DXR Over-Craft cuenta con una espuma dorsal semirrígida que mejora el contacto con la espalda. El resultado es que no se mueve ni un milímetro, incluso con fuerte viento. Si a ello añadimos la correa abdominal, la fijación pectoral y las correas para hombros acolchadas, comprenderéis por qué goza de una sujeción tan buena, como toda mochila para moto que se precie.

Es más, podréis retirar buena parte de los accesorios (espuma dorsal, correa abdominal…). Esto es muy práctico si queréis enrollar la mochila sobre sí misma para guardarla en una maleta, por ejemplo, o utilizar la Over-Craft como bolsa adicional y fijarla en el portaequipajes de la moto. ¡Como veis, no le falta de nada!

Un último detalle que me viene a la mente: la DXR Over-Craft 30 es muy fácil de lavar. El blanco se ensucia un poco al cabo de un tiempo circulando. Pero una esponja húmeda es suficiente para devolverle su radiante color blanco.

En serio, es una muy buena compra…

Capacidad útil8
Impermeabilidad10
Funcionalidad7
Comodidad8
Ergonomía9
Resistencia9

Mi opinión: Impermeable, sólida y resistente

La impermeable, sólida, práctica y modulable mochila DXR Over-Craft 30 nunca os dejará tirados y os acompañará durante años como si nada. Siempre que uno acepte los límites que impone su diseño (sin compartimentos interiores, abertura ligeramente estrecha...), esta mochila justifica con creces al dinero que cuesta. ¡En lo que a mí respecta, se aproxima mucho a lo que considero una compra ideal!
8.5
Tags DXRMochila

Comparte este artículo

gplus-profile-picture

Loïc

Loïc (bloggero #EnjoyTheRide Francia) Bloggero y testeador de productos Motoblouz. Soy el extraterrestre que espera impaciente la lluvia para poner a prueba la impermeabilidad de una chaqueta o un par de guantes. Fan incondicional de rutas sinuosas, la moto es para mí un medio de evasión y un medio de transporte.